Cayendo sin caer… o volando bajito

¿Quién no se ha imaginado poder volar? Todos alguna vez hemos pensado en la idea. Pero el solo hecho de hacerlo aterroriza, ya que quienes lo intentamos salimos muy adoloridos.

En la actualidad existe una forma de volar segura y cerca del suelo. Estamos hablando del ya conocido túnel de viento vertical o paracaidismo interno aprobado como deporte por la Federación Aeronáutica Internacional (FAI) desde 2014.

Esta disciplina o deporte se lleva a cabo dentro de un cilindro de 15 metros de altura por 4.3  de ancho dentro del cual se genera una fuente corriente de viento gracias a la aplicación de avanzada tecnología aerodinámica. El constante flujo de aire vertical permite una sensación de caída libre. Es un deporte completo y divertido que involucra todos los músculos del cuerpo, además que permite alcanzar una amplia concentración. Es un proceso seguro y supervisado en todo momento. Esta curiosa actividad te puede llevar a vivir al máximo y por medio de ella puedes prepararte para hacerlo desde las alturas.

Se deben utilizar prendas y accesorios igual que en el paracaidismo, traje de vuelo, casco, lentes etc., pero lo más importante es el deseo de una experiencia formidable.

Se necesita sobre todo control mental. Puede que parezca fácil…pero hay que tener agilidad mental. El equilibrio y la relajación son primordiales. Como todo deporte tiene sus riesgos, la persona dentro del túnel se mueve a una velocidad relativa de 100 kilómetros por hora. De no tener control de los movimientos la ingravidez puede ocasionar accidentes contra el techo o paredes.

Este deporte es apto para niños y adultos. Es una fabulosa experiencia que podemos compartir con amigos y familiares, por supuesto, con  las instrucciones y medidas de seguridad necesarias. Para los paracaidistas profesionales sirve como prácticas de saltos y acrobacias. Actualmente existen competiciones a nivel mundial de paracaidismo interno.  La diversidad de modalidades, como el vuelo plano y vertical, por nombrar algunas, implica música, velocidad y la maravillosa experiencia de volar.

Los especialistas recomiendan practicar en el túnel de viento vertical antes de dar el gran salto desde un avión. De esta manera se aprende a controlar el cuerpo ante el flujo de viento.

Aparte de ser una disciplina, es un arte. Dentro del túnel se puede bailar, danzar, hacer acrobacias… en fin, diversión de manera controlada.  Una de las mejores exponentes de esta nueva disciplina es Maja Kuczynska, una joven de 16 años que se entrena en este deporte desde los 10.

Solo se necesita un espíritu aventurero, un instructor y recordar que la vida es una sola…No te arrastres si tienes oportunidad de volar.