Otras 5 cosas que haces y que tu perro odia (II Parte)

Los perros intentan ser nuestros mejores amigos, pero a veces se lo hacemos difícil. Estas son otras cinco cosas que hacemos que pueden hacer que los perros agradecen no hagas en caso de que las tengas como práctica.

Obligar a tu perro a interactuar con perros o personas que claramente no les gusta


Al igual que muchas otras especies sociales, los perros tienen sus amigos favoritos y sus enemigos. Es fácil ver cuáles otros perros (y personas) son aquellos con los que un perro quiere pasar el rato y aquellos con los que preferiría no asociarse. Dar pasos pequeños para alejarlos de su zona de confort y darles recompensas por cualquier conducta social tranquila y feliz es importante para ayudarlos a vivir una vida equilibrada. Pero conocer la diferencia entre un empuje suave y basado en recompensas y forzar una interacción es vital para la seguridad y cordura de tu perro.

Salir a caminar sin darle la oportunidad de explorar y oler


Es importante tener un perro que sepa caminar obedientemente con una correa. Sin embargo, también es importante permitir que tu perro tenga algo de tiempo para explorar su entorno mientras camina obedientemente con una correa. Los perros ven con la nariz y le dan tanta importancia al sentido del olfato como los humanos lo atribuimos a nuestro sentido de la visión para interpretar el mundo que nos rodea. Probablemente sea seguro decir que los perros aprecian el olor del tronco de un árbol de la misma forma en que apreciamos una hermosa puesta de sol.

Mantener una correa apretada, literalmente

Así como los perros son increíbles al leer nuestro lenguaje corporal, son increíbles al leer nuestros niveles de tensión incluso con la correa. Al mantener una correa apretada en un perro, estás elevando el nivel de estrés y frustración de tu perro. Esta es la razón por la cual es tan importante enseñar a un perro a caminar con una correa floja.
Una cantidad increíble de energía se transfiere entre tu persona y tu perro a través de esa pequeña tira de lona o cuero. Al mantener una correa suelta, le estás haciendo saber a tu perro que todo está bien y que no hay motivo para estar preocupado o tenso. Con una correa floja le dices a tu perro que estás tranquilo y tienes todo bajo control para que tu perro también tenga la libertad de estar tranquilo.

Estar tenso


La tensión en la correa no es la única forma en que un perro puede entender cómo te sientes. Puedes ver cuándo una persona que te rodea se siente tensa, incluso si no te das cuenta. Los perros tienen la misma habilidad. Cuanto más estresado y agotado estés, más estresado y agotado estará tu perro. Y a los perros, al igual que a nosotros, no les gusta esa sensación.

Ser aburrido


¿Conoces esa sensación de estar junto a alguien que es totalmente aburrido? Piensa: ¿recuerdas haber tenido que estar con tus padres mientras hacían diligencias de adultos? No podías participar en la conversación adulta, que de todos modos era aburrida, y te dijeron que te quedaras quieto y callado. Así es como se siente tu perro cuando estás ocupado siendo tan aburrido como un adulto. Los perros aborrecen cuando estamos aburridos.
Si tu perro está causando problemas, meterse en cajas o armarios, comer zapatos o masticar las patas de la mesa, básicamente te está mostrando lo increíblemente aburrido que está. Afortunadamente, hay una solución rápida y fácil para esto: juegos de entrenamiento.