9 señales que podrían probar que tuviste vidas pasadas

La reencarnación es una antigua doctrina que viene de las ancestrales filosofías de Grecia e India y que nos ha fascinado con la posibilidad de que no sea una creencia vacía. Sus detractores dicen que nunca se ha probado de manera decisiva ningún caso de reencarnación, pero para millones de personas es la explicación que le da sentido a muchas situaciones en nuestra vida.

Si tú has experimentado alguna de las siguientes señales en tu vida es posible que sea como resultado de tus vidas pasadas. Quién sabe.

Deja vu.  Es el sentimiento de que vivimos un evento actual más de una vez, de algo que nos provoca un sentimiento terriblemente familiar, o de que ya estuvimos en un sitio que, teóricamente, visitamos por primera vez. Los científicos lo explican como un desarreglo neuronal, algo como un corto circuito cerebral.

Memorias extrañas. ¿Recuerdas algo que sabes nunca te pasó? Puede ser que sea un recuerdo que pertenece a otra vida, un evento de tanta importancia que cruzó la barrera de la muerte. A veces es posible verificar ciertos detalles de la memoria como una dirección, una identidad, el aspecto de un paisaje.

 

Sueños especialmente vívidos o recurrentes. Los sueños es uno de los temas favoritos de los sicólogos como tema de estudio y como manifestación de los procesos subconscientes. Puede ser que algunos de ellos tengan otra explicación: lecciones de vidas pasadas, incidentes inconclusos, etc.

Fobias. Estas pueden ser expresiones de un instinto básico de supervivencia, algún remanente evolutivo, o podrían ser un residuo de traumas en vidas pasadas. A veces los niños expresan fobias sin haber tenido ningún contacto con aquello que los espanta: podrían ser terrores intensos de otras vidas.

Afinidad a culturas foráneas. ¿Te has sentido atraído a un país, un lenguaje, o a un estilo de vida extraño, sin ninguna razón o explicación?  ¿Te identificas plenamente con una nacionalidad con la que nunca tuviste contacto?

Pasiones. Son sentimientos más allá de un nivel normal o razonable, más bien como obsesiones, a las que no le consigues justificación ninguna. Una inclinación muy fuerte hacia algo o alguien sin ninguna explicación puede significar una atadura de vidas anteriores.

Hábitos inexplicables. Tendencias que no pueden ser dejadas de lado, conductas casi obsesivas. No puedes irte a la cama sin primero asomarte a cada una de las ventanas. No puedes comer con el vaso de agua en el lado derecho del plato. No puedes pasear por un lugar sin quedarte con una piedra.

Dolores inexplicables. Esos males a los que los doctores no pueden encontrar una causa médica. ¿Serán terribles sufrimientos de otras vidas?

Lunares. Algunas personas los han propuesto como señales de heridas o cicatrices producidas en otras vidas, marcas de sucesos físicos. Especialmente aquellos que tienen o que insinúan una forma particular.

Cualquiera de estas señales podría ser una prueba de que viviste en otro tiempo y lugar. Quién sabe. Puede que sí como puede que no. Sólo tú puedes decirlo.