¿Conoces el hogar de las tortugas gigantes?

Generalmente, la idea que la mayoría tenemos de una tortuga es una pequeña mascota que nuestros hijos tienen en alguna pecera de la casa. Por otro lado, en los zoológicos hemos tenido la oportunidad de ver algunas variedades de esta calmada criatura de un tamaño más grande. Pero tal vez sin mucho contacto físico con las mismas. Sin embargo, si alguna vez tienes la oportunidad, puede que te llame la atención el interactuar con tortugas gigantes.


Sí, tortugas cuyos machos llegan a pesar 250 kg, mientras que las hembras rozan los 150 kg. Como ocurre con otras tortugas, puede llegar a vivir más de 165 años. Habitan en la isla de Curieuse, una pequeña isla granítica (1,78 millas cuadradas) en las Seychelles, cerca de la costa norte de la isla de Praslin. Curieuse es notable por su tierra roja desnuda entremezclada con las palmeras únicas de Coco de Mer, uno de los íconos culturales de las Seychelles, que solo está presente en las dos islas. Por cierto, que el archipiélago de las islas Seychelles se halla situado en el océano Índico al nordeste de la isla de Madagascar y a una distancia aproximada de 1.600 km al este de Somalia, Kenia y Tanzania.


Un poco de historia


Originalmente llamada Ile Rouge debido a la tierra de color rojo, en 1768 los franceses reclamaron la posesión de la isla y la nombraron después de una goleta “La Curieuse” que estaba bajo el mando del explorador Marc-Joseph Marion du Fresne. En 1771, los marineros prendieron fuego a la isla, con la intención de facilitar la recolección de las nueces de coco de mer.

En 1833 Curieuse se convirtió en una colonia de leprosos que no cesó sus operaciones hasta 1965. Hoy en día, las ruinas del leprosario permanecen tan bien como la antigua residencia del médico en Anse St. Joseph, que ahora es un centro educativo y un museo. En 1979 Curieuse y las aguas circundantes fueron declaradas Parque Nacional Marino Curieuse con el fin de proteger la vida silvestre nativa.


Nuestra protagonista

Hoy es el hogar de aproximadamente 500 tortugas gigantes de Aldabra, 300 de los cuales viven en la estación de guardabosques y aproximadamente 200 en estado salvaje. A fines de la década de 1970, se inició un proyecto de conservación para trasladar tortugas de Aldabra a Curieuse. Al igual que muchas de las islas Seychelles, había una población nativa de tortugas gigantes que fue rápidamente extirpada durante la colonización francesa de los años 1760.


Otros atractivos

En la parte sur de la isla es un manglar que es atravesado por una pasarela para los visitantes del parque. La isla también es conocida por las palmeras coco de mer, una gran colonia de tortugas carey y varias especies de aves incluyendo el raro loro negro de las Seychelles, Coracopis nigra barklyi, que se encuentra solo aquí y en Praslin.


La mayoría de los visitantes desembarcan en Baie Laraie a la vista de multitudes de gigantes peces cabeza de goro y tortugas gigantes holgazaneando cerca de la sede de los guardaparques. El sendero desde Baie Laraie hasta Anse José atraviesa el espeso bosque de manglares y es uno de los sitios más impresionantes de la isla. En el camino se pueden encontrar las ruinas de la colonia de leprosos, ahora bien mezcladas en el paisaje.


La Casa del Doctor en Anse José, una maravilla de la arquitectura colonial criolla, desde entonces se ha convertido en un fascinante museo en cuya playa todavía llegan tortugas marinas para poner sus huevos. Una inmersión en Coral Garden o Pointe Rouge es muy recomendable, al igual que un viaje de esnórquel a St. Pierre.