El terrier ruso negro, la única raza de peros desarrollada para cazar humanos

Justo después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, en una secreta instalación en Rusia, se llevó a cabo un programa para desarrollar un nuevo perro de guarda que ayudara a los militares soviéticos a controlar las fronteras y los prisioneros en los campos de concentración de Stalin.

Esta instalación era la perrera Krasnaya Zvezda, cerca de Moscú, cuya misión era suplir un perro que pudiera trabajar con los militares soviéticos independientemente del lugar y clima. La cría de perros era prácticamente inexistente dentro de la unión de repúblicas soviéticas debido al estrago combinado de la matanza indiscriminada de razas foráneas durante la revolución bolchevique, los fracasos económicos del comunismo y las dos guerras mundiales.

La situación no era mucho mejor en Europa pero fue allí, especialmente en Alemania, donde los rusos obtuvieron los reproductores que necesitaban, provenientes de varias razas.

La mezcla inicial consistió primordialmente de terrier, algunos pastores y rottweiler. El resultado fue el Tchiorny Terrier (negro en ruso es tchiorny). Sin embargo, técnicamente, el ruso negro no es un terrier. Se cree que hasta 17 diferentes razas fueron usadas para su desarrollo pero se calcula que sólo un 15 o 30% de su genética pertenece a los terrier.

Este perro fue creado para patrullar los perímetros de los campos de concentración que Stalin había establecido a lo largo y ancho de la Unión Soviética y para patrullar las fronteras. Tenía que ser un animal fuerte, resistente a los inclementes inviernos rusos, capaz de trabajar sin descanso e implacable en la caza. Su objetivo era cazar y detener a fugitivos y perseguidos.

Debía ser grande, robusto, rápido, buen cazador y capaz de obedecer órdenes rápidamente. Un perro militar al que le gustara trabajar bajo una fuerte disciplina.

Finalmente lograron que el ruso negro alcanzara esos estándares, es un perro tremendamente poderoso, de huesos y músculos grandes al que le gusta trabajar y que por lo tanto necesita hacerlo regularmente para sentirse bien.

Hoy en día, por supuesto, el ruso negro no se usa para perseguir fugitivos pero es un excelente perro de guardia y un buen compañero, siempre y cuando reciba un buen entrenamiento con firmeza y regularidad.

Los criadores modernos no toleran las tendencias agresivas en las diferentes razas e impiden que los ejemplares que las muestran sean reproductores. Son especialmente duros con los perros que demuestran tendencia a atacar personas a los cuales no se les permite reproducirse. El ruso negro fue desarrollado para atacar humanos y esta marca de raza está siendo trabajada para minimizarla, algo parecido a lo que se está haciendo con los pitbulls.

El terrier ruso negro es un perro que no se puede tomar a la ligera. Hasta no hace mucho patrullaba campos de concentración con el único trabajo de detectar humanos, perseguirlos y detenerlos de la única forma que los perros saben.