Solo en Japón, ¡Perros robot reciben solemne despedida budista en los funerales!

¿Te ha tocado poner a “descansar” eternamente a una mascota familiar muy querida? Si has pasado por esa dolorosa experiencia sabes lo difícil que puede resultar elegir algunas palabras para la ceremonia. Pero, ¿qué sucede cuando la “mascota” en cuestión es un robot?


En Japón, la “desaparición” de los perros robóticos Aibo irreparables está marcada de forma muy similar a la de los humanos, con una solemne ceremonia en un templo budista. En un monumento conmemorativo reciente para 114 miembros “fallecidos” de la antigua generación de Aibo de Sony, el incienso flotaba en el aire mientras los sacerdotes en túnicas tradicionales cantaban sutras y rezaban por el descanso de sus almas.

Cómo se realizó la ceremonia

Cada perro llevaba una etiqueta que mostraba de dónde venían y los nombres de sus dueños en duelo.Cuando salió a la venta por primera vez en 1999, Aibo fue promocionado como el primer robot de entretenimiento del mundo para uso doméstico, con un lote inicial de 3.000 vendiéndose en tan solo 20 minutos, a pesar de que costaba más de $ 2,000 USD cada uno.


Sony vendió más de 150,000, pero decidió terminar la producción en el 2006 en un intento por reducir costos. La empresa dejó de reparar el mal funcionamiento de Aibos en 2014, dejando a los propietarios cuyas mascotas no se podían reparar sin la seguridad de cómo deshacerse de sus compañeros. Kofukuji, un templo de 450 años de antigüedad en Isumi, cerca de Tokio, ha llevado a cabo servicios para 800 perros Aibo “muertos” en los últimos años.


En enero, Sony lanzó una versión mejorada de Aibo que usa inteligencia artificial y conectividad a Internet para interactuar con su propietario y su entorno. Pero el gigante de la electrónica de consumo se ha resistido a la presión de los propietarios del Aibo original para reanudar las reparaciones de los modelos antiguos.

Incluso llegan a “donar” partes

En cambio, los propietarios de perros robóticos difuntos pueden enviarlos a A Fun, una empresa que repara productos antiguos, que los pasa a Kofukuji. Después del servicio, que no involucra entierro ni cremación, la firma elimina partes que pueden usarse para reparar modelos menos dañados. Muchos de los perros están acompañados por notas escritas por sus antiguos dueños.
“Me siento aliviado de saber que habrá una oración por mi Aibo”, dijo uno. Otro escribió: “Por favor ayuda a otros Aibos. Mis ojos se llenaron de lágrimas cuando decidí despedirme “. Bungen Oi, uno de los sacerdotes del templo, dijo que no vio nada malo en darles a los amigos de cuatro patas, aunque de la variedad robótica, una despedida adecuada.
“Todas las cosas tienen un poco de alma”, dijo.