Una extraña historia de amor: los neandertales y nosotros

HOLA GUAPA

Cuando los primeros homo sapiens llegaron a lo que hoy es Europa se consiguieron con que los cuartos estaban ya ocupados. Los neandertal, reconocidos también como homo sapiens neandertalensis, siendo nosotros homo sapiens sapiens, tenían unos 200.000 años de ventaja sobre los recién llegados, pero eso no impidió que los sapiens sapiens se quedaran e iniciaran una competición de la que no se conocen muchos detalles pero sí el resultado. Los neandertales se extinguieron hará unos 40.000 o 50.000 años.

Con toda probabilidad hubo conflictos abiertos, encuentros violentos por espacio, recursos de agua y alimentos, etc. Los neandertal eran considerablemente más robustos y fuertes pero los sapiens eran más ágiles y, aparentemente, más flexibles, más adaptables. Algunos dicen más inteligentes.

O quizás no fue cuestión de desalojo violento. Algunos arqueólogos creen que los neandertales eran una especie que no tenía salida evolutiva viable, eran una especie metida en un callejón sin salida, condenados a desaparecer.

Sin embargo cada vez hay más evidencia de que además de la guerra, abierta o no, hicimos el amor con furor y pasión.

PSST…OYE MAJO…¿POR QUÉ NO QUIERES MIRARME?

Tomando en cuenta las virtudes de esa raza: fortaleza, resistencia al frío, etc., tenemos varias razones para alegrarnos por esas visitas nocturnas. Pero con lo bueno viene lo malo y es posible que las debilidades genéticas de los neandertales hayan pasado a ser parte del material hereditario nuestro.

Estas condiciones genéticas desventajosas se originaron por varias circunstancias, el aislamiento relativo de la raza en las condiciones nórdicas de Europa en esa época, la comparativamente reducida cantidad de individuos y los cruces endogámicos.

Todo eso habría colocado a la raza neandertal en una espiral evolutiva hacia abajo y habría debilitado al sapiens a medida que éste se mezclaba con aquél.

Sin embargo, algunos investigadores que han trabajado sobre este asunto usando simulaciones para estudiar el grado y velocidad de la acumulación de mutaciones adversas dentro de las poblaciones neandertal, piensan que estas mutaciones no representarían un gran riesgo porque la población sapiens era mucho más diversificada y numerosa.

UN SAPIENS (IZQUIERDA) Y UN NEANDERTAL

Ellos estiman que el total de las mutaciones transmitidas a nosotros pudo haber sido tan bajo como el 10% de las presentes en la población neandertal. Este porcentaje disminuyó más cuando el neandertal se extinguió y nosotros nos concentramos en nosotros a la hora del amor. Con el transcurso de los milenios este número pudo haber sido reducido al 1%.

Quizás algunos de nuestros males sean debido a las mutaciones transmitidas por los neandertales. De todas maneras fuimos influenciados adversamente por otras especies, como virus y bacterias, que también nos dejaron su legado de ADN perjudicial. Pero el hecho de que existieron, que fueron quizás los primos más cercanos que tuvimos,  y el conocimiento de cómo vivieron y murieron, nos esclarece e ilumina la dinámica de relación entre especies, que debe ser protegida para asegurar nuestra propia supervivencia.