¡Conoce al “Aquaman” de la fauna Keniana!

NO, no nos referimos a un superhéroe como el que te imaginas y que puede comunicarse con la fauna marina. ¡Mucho menos si hablamos de Kenia! Pero, estamos seguros de que si los habitantes de las desérticas llanuras kenianas pudiesen hablar, tendrían solo palabras de agradecimiento para este “Aquaman” keniano.

¡Y es que el súper poder de este hombre común y corriente es que recorre kilómetros en camiones cisterna para abastecer de agua a animales salvajes en Kenia!


Su nombre: Patrick Kilonzo Mwalua. Y cuando no está ocupado salvando a la fauna de su país de la sequía, este modesto hombre de 41 años, se gana la vida como agricultor de guisantes. Todos los días, Patrick Kilonzo Mwalua se pasa más de dos horas manejando su cisterna para rellenar de agua las áridas tierras del Parque Nacional Tsavo de Kenia. Resulta que se dio cuenta de que, a causa del cambio climático en la zona, las lluvias habían dejado de ser tan constantes como solían ser, y concluyó que, si él no lo hacía, los animales iban a morir.

Superhéroe que es buen gerente


La pasión por los animales de Patrick, le ha hecho consciente de sus propias limitaciones y que no iba a poder cumplir con su compromiso de manera permanente él solo. Así que, como buen gerente fundó ‘Voluntarios de Tsavo’, una fundación del tipo GoFundMe para pedir ayuda a la gente de a pie en la tarea de llevar agua, un bien muy preciado debido a la escasez de agua por la falta de lluvia. “No esperamos ninguna lluvia hasta noviembre y esto nos tiene muy preocupados”, dice Mwalua.


Su campaña ha reportado una recolección de más de $18.000 dólares, necesarios para poder alquilar camiones cisterna que transporten los más de 12.000 litros de agua que se necesitan a la semana para saciar la sed de la abundante y variada vida salvaje del parque Nacional Tsavo de Kenia.


“Tenemos muchos elefantes que se concentran en los pocos pozos de agua que quedan y luchan entre ellos para beber agua. Esto hace que muchos se queden sedientos y terminen gastando mucho tiempo y energías recorriendo distancias muy largas con los elefantes más jóvenes en busca de agua”
Si no se hace nada por descongestionar los escasos puntos de agua que quedan, los animales pelearán por ellos y muchos morirán de sed.

Las satisfacciones de Patrick


Como es de esperar, durante el arduo trabajo que se hace, se obtienen muchas experiencias, por suerte, Patrick recuerda siempre las más positivas. “Ayer por la noche me encontré con 500 búfalos esperando en el agujero seco. Cuando llegué podían oler el agua…Empezaron a beber mientras que yo me quedé ahí de pie. Ellos se pusieron muy contentos”, contó.


Como se puede ver, este tipo de iniciativas restauran nuestra confianza en las buenas intenciones de la raza humana por cuidar de las riquezas con las que contamos.