Los opiliones…no, no son una falange de espartanos. ¿Qué rayos son?

Los opiliones son arácnidos…lo que no es lo mismo decir que son arañas, de hecho están más cerca de los escorpiones, otros arácnidos que no son arañas.

En otras palabras, todas las arañas son arácnidos, no todos los arácnidos son arañas.

Los opiliones son viejos, muy, muy viejos, el fósil más antiguo conocido tiene unos 400 millones de años. Esto es bastante más que el dinosaurio más viejo que conocemos. Los opiliones nacieron más o menos al mismo tiempo que los primeros anfibios, antes incluso que los reptiles.

A primera vista se parecen mucho a una araña pero solo tienen dos ojos y su cuerpo está fusionado en una sola masa, no tienen las divisiones características de una araña, tórax y abdomen, pero tienen 8 patas lo que explica la confusión.

Se parecen mucho a esas “arañitas” robóticas que los policías sueltan para buscar a Tom Cruise en la película Minority Report, ¿recuerdas?

No son venenosos y viven repartidos en todo el mundo menos en la Antártida. De todas maneras nada vive en la Antártida.

Tienen varios nombres populares, murgaños, patonas, segadoras y existen más de 10.000 especies. Es decir, son un triunfo de la evolución. Algunas de esas especies son impresionantes como la pachyloidellus goliath del Brasil.

Esa gran variedad de especies, dicen los entomólogos, se debe a que no se mueven mucho de dónde están. No es raro para un opilión salir de su guarida, subirse a una hoja y quedarse allí el resto del día hasta que llega el momento de dormir otra vez. No usan esas largas patas para viajar, tal vez las usen para impresionar a las hembras. Esto hace que cuando una población de opiliones queda aislada no hay posibilidad que se unan de nuevo a la población original y desarrollan muy rápidamente una nueva especie.

A pesar de que no usan sus patas para viajar si las limpian con frecuencia usando su boca aunque no dudan en sacrificarlas para escapar cuando un depredador las atrapa.

Tienen una costumbre bien tétrica, les gusta formar grandes y repugnantes masas de cientos de individuos que parecen enormes bolas peludas y feas. Se dice que es para protección mutua, para reforzar sus defensas químicas o para mantener la humedad a su alrededor.

Pueden vivir hasta 7 años, bastante para ser un…ya iba a decir insecto… un arácnido. Como dije, no son venenosos, no tienen colmillos y hasta ahora los científicos no están claros si los opiliones son cazadores o carroñeros.

Otra costumbre rara es que hay machos que se disfrazan de hembras para poder acercarse a ellas y evitar la lucha que los machos normales tienen que sufrir. No son tan brutos.