¿Perdiste una oreja por accidente? ¡No hay problema, la sacamos de tu antebrazo!

Imagina sufrir un accidente en el que, aunque sobrevivas, pierdas alguna parte de tu cuerpo, como una oreja. ¿Cómo crees que sería tu vida a partir de ese momento? Te presentamos a Shamika Burrage una soldado americana de 21 años que sobrevivió a un accidente automovilístico casi fatal, pero no sin perder algo muy importante: su oreja izquierda.
Ahora, gracias a un nuevo procedimiento realizado en un centro médico del Ejército en Texas, Burrage está recuperando esa oreja de la manera más inusual.

¿Cosecha de cartílago?


Los cirujanos plásticos cosecharon el cartílago de las costillas de Burrage para crear una nueva oreja y luego la crecieron debajo de la piel de su antebrazo. Luego, los médicos del Centro Médico del Ejército William Beaumont en El Paso trasplantaron con éxito la oreja de su brazo a la cabeza.

La técnica, por primera vez en el ejército, se llama injerto libre de antebrazo prelaminado, dijo el teniente coronel Owen Johnson III, jefe de cirugía plástica y reconstructiva del Centro Médico William Beaumont.

Ventajas de este procedimiento


Algunas de las grandes ventajas de esto es que redujo la posibilidad de más cicatrices alrededor de la oreja de Burrage. Además, crecer la oreja debajo de la piel de su antebrazo permite que se formen nuevos vasos sanguíneos. “(La oreja) tendrá arterias frescas, venas frescas e incluso un nervio fresco para que pueda sentirlo”, dijo Johnson en el sitio web del ejército de EE. UU.

Burrage todavía tiene que soportar dos cirugías más, pero se siente más optimista sobre el futuro que nunca en los años posteriores a su accidente. “Ha sido un proceso largo para todo, pero he vuelto”, dijo Burrage.

El accidente


Burrage estuvo en Odessa, Texas, en el año 2016, conduciendo de regreso a Fort Bliss después de una visita con su familia en Mississippi cuando un neumático explotó. “Estábamos conduciendo y mi neumático delantero explotó, lo que hizo que el automóvil saliera de la carretera y presioné el freno”, dijo.

Su auto se deslizó unos 700 pies, luego volteó varias veces antes de que Burrage fuera expulsada. Su primo que estaba en el coche con ella sufrió heridas leves, pero Burrage sufrió lesiones en la cabeza, fracturas de la columna vertebral, raspones por la carretera y perdió la oreja izquierda. Los médicos le dijeron a Burrage que habría muerto desangrada si hubieran transcurrido 30 minutos más sin recibir atención médica.

La cirugía

Burrage se había resignado a vivir una vida con una oreja protésica, pero a ella no le gustaba cómo se veía. Entonces ella buscó otras opciones a través de la cirugía plástica. Lo que Johnson y los otros cirujanos en el centro médico propusieron (ponerle una oreja en el antebrazo y luego trasplantarlo) la sorprendió.

“No quería hacer (la reconstrucción) pero pensé y llegué a la conclusión de que podría ser algo bueno. Iba a ir con la prótesis, para evitar más cicatrices, pero quería una oreja real, “dijo Burrage. “Al principio tenía miedo, pero quería ver qué podía hacer”.


Y Johnson dijo que tenía sentido intentarlo, ya que Burrage es muy joven y no debería tener que lidiar con una oreja artificial por el resto de su vida. “Todo el objetivo es que cuando termine con todo esto, se vea bien, y en cinco años, si alguien no la conoce, no lo notará”, dijo. “Como joven soldado en servicio activo, merece la mejor reconstrucción que pueda obtener”.