¿Sabes qué come un astronauta?

Ir al espacio exterior no solo amerita una intensa preparación física e  intelectual por parte del astronauta, la logística tras bastidores es también de suma importancia. Déjame hacerte una pregunta, ¿Si tuvieras la oportunidad de ir al espacio, que te gustaría comer? O tal vez una mejor pregunta seria, ¿En el espacio, que deberías comer? Pues resulta que en el espacio necesitamos llevar una dieta bastante restringida, incluso de vitaminas.

En términos generales la dieta de un astronauta es no es tan diferente a las dietas rutinarias que llevamos en la Tierra. Sin embargo, hay ciertas diferencias que tienen una importancia fundamental. Por ejemplo, en el espacio hay que hacer más énfasis en que la dieta del astronauta incluya una cantidad limitada de hierro.

El hierro, como todos ya sabemos, es de suma importancia para el ser humano ya que cuando sus niveles disminuyen se propicia el desarrollo de la anemia. Sin embargo, en el caso de los astronautas, los niveles de hierro tienden a aumentar rápidamente. En el espacio exterior los astronautas habitualmente sufren una reducción del volumen de glóbulos rojos en la sangre. Este es una consecuencia fisiológica que es esperada pero tiene el efecto secundario de facilitar un incremento desproporcionado de los niveles de hierro en la sangre. Niveles elevados de hierro en sangre pueden llegar a causar efectos adversos en la salud de los astronautas. Comúnmente, experimentan síntomas similares a los de la osteoporosis. Se ha comprobado que un ser humaoa en el espacio puede llegar a perder hasta un 2% de la densidad de sus huesos.

Algo que puede sorprender a muchos es el hecho de que la comida en el espacio no es tan diferente a la que se come en la Tierra. Los astronautas con regularidad comen carnes, vegetales, queso, incluso toman leche.

Anteriormente la comida elaborada para la industria aeroespacial se preparaba en forma de puré. Este puré se comprimía en tubos parecidos a los usados para la venta de crema dental. Esta práctica rápidamente perdió popularidad ya que se requería agregar cantidades elevadas de sal a los alimentos para asegurar su preservación. Poco después la NASA adoptó la metodología de deshidratar los alimentos.

En la Estación Espacial Internacional es donde se encuentra un menú más variado. Los astronautas hoy en día consumen alimentos ricos en energía y nutrientes. Una comida espacial puede incluir carnes, frutos secos y frutas, entre las bebidas se encuentran los tés y el café. Pronto, prometen los ingenieros de la NASA, ¡se comerá la primera comida cosechada completamente en el espacio exterior!