Sobre cómo un hombre mató 33 personas con un pedo

Sucedió en Hong Kong en marzo del 2003. He aquí la historia.

La epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Grave, SARS por sus siglas en inglés, nació en China continental y causó estragos en la ciudad de Hong Kong desarrollándose en tres etapas bien definidas. La primera comenzó con la visita de un médico que trataba pacientes de una extraña y nueva clase de neumonía en la provincia china de Guangzhou, llegó a Hong Kong a comienzos del 2003 infectando personal y pacientes del hospital donde fue internado.

La segunda fase, la extensión del contagio desde ese hospital a la comunidad, comenzó con la visita de un hombre de 33 años a su familia.

Esta persona era paciente regular en el hospital donde lo trataban por una condición renal crónica. A mediados de marzo durante una visita a su hermano presentó síntomas de diarrea y usó el baño del pequeño apartamento.

VIRUS DEL SARS

En poco tiempo los casos de SARS surgieron y se multiplicaron en la comunidad de Amoy Gardens, incluyendo a su hermano y la esposa de éste. La mayoría de infectados se concentraban en el bloque E donde vivía la familia del hombre.

AMOY GARDENS

Esta fue la primera pista para que las autoridades comenzaran a tratar de hallar al paciente cero en esta segunda fase de la terrible enfermedad.

Estudiando los vectores de contagio y de trasmisión identificaron al paciente cero y al lugar donde comenzó la propagación, procediendo luego a determinar cuáles fueron las condiciones que facilitaron el contagio. Pronto descubrieron el mecanismo por el cual la enfermedad fue transmitida primero a los habitantes del edificio en cuestión y después al resto de la comunidad de Amoy Gardens.

El hombre fue al baño y por una explosiva emisión de gases estomacales produjo una aerolización de heces contaminadas con el coronavirus que transmite el SARS. Las micro gotas se dispersaron contaminando toda la superficie de las paredes y el piso del baño. Los investigadores, además, encontraron que los sifones de los drenajes de piso en el baño estaban secos, el agua que se supone forme los sellos que impiden el paso de malos olores, insectos, etc. se había evaporado. Esta fue el canal que el virus usó para acceder los otros pisos del edificio.

El resultado final fue de 321 casos confirmados, todos provenientes de Amoy Gardens, con 33 víctimas fatales.