¡La ciudad que tiene un sótano de 18 pisos!

Donde yo vivo no se usan sótanos. Nunca he vivido en un lugar con sótano. Mucha gente vive con sótanos y en sótanos, dándole a esa estructura una gran variedad de usos, desde depósito de comida hasta escondite de asesinos en serie.

Pero hasta que aprendí sobre Derinkuyu jamás me imaginé que toda una ciudad pudiera tener sótano, y cuando supe que además éste tenía 18 pisos las cejas me llegaron al techo.

¿Quién pudo haber pensado que algo así sería útil? ¿Quién hizo los cálculos para no terminar con toda la ciudad enterrada en un hueco?

Derinkuyu está localizada en Turquía central, es una ciudad de gran historia con su punto focal durante la guerra del imperio bizantino contra los invasores musulmanes.

Las ruinas fueron descubiertas en los años 1960´s mientras se le hacían reparaciones a una vivienda urbana. Es la más grande de cientos de construcciones subterráneas que están repartidas por toda la zona, lo que hace evidente que este tipo de construcciones era bastante común desde que los frigios habitaban el área 800 años antes de Cristo.

Con una profundidad total de casi 80 m, excavada directamente en la toba volcánica en la que se asienta la ciudad de Derinkuyu, se calcula que esta misteriosa ciudad subterránea tiene capacidad para 20.000 personas. Está construida para ser fácilmente defendida, toda la ciudad puede aislarse del exterior en un solo punto, así como también cada piso puede cerrarse a todos los demás.

ROCA QUE SERVÍA PARA SELLAR Y AISLAR UNA SECCIÓN DE OTRA – EL AGUJERO SE CREE QUE ERA PARA DISPARAR FLECHAS A TRAVÉS DE ÉL

Tienen innumerables cuartos y habitaciones para todos los usos concebibles, dormitorios, iglesias, escuelas, talleres, cementerios, corrales, etc., con acceso a pozos de agua sin salida a la superficie que evitaba el envenenamiento de las aguas durante un asedio.

Calculan que pudo haber sido construida hace unos 2.800 años.

Todo esto, más el contexto del momento histórico, hace pensar que la gigantesca ciudad subterránea fue construida como una bóveda de refugio para los habitantes en caso de invasión o guerra. Esta función la cumplió de maravilla en el siglo 14 cuando las huestes mongoles azotaban todo el mundo asiático desde los yermos de Mongolia.

Otro detalle asombroso es que aparentemente esta ciudad subterránea era sólo una más de un inmenso sistema de ciudades conectadas por largos túneles. Los arqueólogos piensan que hay un túnel de 8 km de largo que une a Durinkuyu con otra ciudad subterránea llamada Kaymakli. Todo esto, sin embargo, está aún siendo investigado.

Fue abierta al público desde 1969 pero todavía hay mucho de ella que no es accesible al turista ocasional. Quién sabe lo que podría encontrarse en los niveles inferiores.