¿Para qué usa el narval ese cuernote que tiene?

Parecen caballeros medievales enfilados para embestir a sus rivales y uno puede imaginarse el terror que produciría el ver a uno de éstos cetáceos nadando directo hacia ti.

Recordemos que el narval puede llegar a medir 5 metros y medio sin el cuerno y pesar casi 2.000 kilos. Ver a una de éstas ballenas enfilarse hacia ti debe ser toda una experiencia porque si ese cuerno te atraviesa estarás empalado allí hasta el día del juicio.

¿Para qué quiere el narval algo así? Bueno para empezar no es un cuerno, es un colmillo, un diente, específicamente, uno de los caninos de la mandíbula superior que se proyecta tomando en espiral. Puede llegar a medir hasta 3 metros y pesar unos 10 kg. Todos los machos los tienen, algunas hembras también los tienen y aproximadamente uno de cada 500 machos tienen dos.

¿Pero para qué lo quiere?

Se han propuesto varias teorías, algunas de ellas fantásticas, que nos vienen de los tiempos de los grandes balleneros y la pseudociencia popular de entonces.

Se ha dicho que lo usaban para hacer agujeros en el hielo, para defenderse de depredadores, para atacar y hundir embarcaciones, para luchar entre ellos, para lanzar a los peces que son su comida.

Durante mucho tiempo se pensó que era parte de la parafernalia sexual del animal. Es una tendencia muy popular entre zoólogos adjudicar un papel sexual a cuanta cosa ellos no entienden de un organismo y con frecuencia se ha demostrado que no es así.

En el caso del narval se decía que era un despliegue de buena salud y capacidad para engendrar, una medida de la idoneidad del macho, por lo que las hembras de alguna manera se las arreglaban para medir la longitud del colmillo para elegir su pareja.

El diente del narval es un órgano bastante complejo, es hueco y está conectado a una gran cantidad de terminaciones nerviosas que le suministran información sobre el ambiente que lo rodea. Es como una especie de antena sensible, una extensión de algunos de sus sentidos como el tacto, el balance, la orientación, y otros tal vez.

También se han visto a narvales cazando con el colmillo, pero no como se lo imaginaban las personas, no como una lanza, sino como un martillo. Los narvales golpean a los peces dejándolos conmocionados y flotando en el agua. Presa fácil.

De nuevo aprendemos que la evolución es una de las más grandes fuerzas de ingeniería del universo, muy rara vez vemos que algo tiene un uso exclusivo. Puede que el colmillo sea propaganda sexual pero es demasiado complejo para que eso sea lo único que haga. Múltiples usos de un solo órgano, otra maravilla de la vida organizada.