Barbie: mucho más que una muñeca con esbelta figura

Si eres una fémina, ¿Recuerdas tu regalo preferido en tu infancia? Lo más probable haya sido una muñeca. Y, es también casi seguro que el nombre “Barbie” era el más codiciado. Pues, podemos decir que esa tendencia lleva una buena cantidad de años. Por eso, suenan muy llamativas estas declaraciones: “Llegamos tarde. Deberíamos haber [cambiado a Barbie] hace mucho tiempo”, dijo Kim Culmone, vicepresidenta de diseño de Barbie en Mattel, en el nuevo documental de Hulu, “Tiny Shoulders: Rethinking Barbie”.


Pero el nuevo documental es un buen argumento para caminar un poco en los zapatos de otra persona para comprender sus elecciones, así como la miríada de desafíos del cambio. La película nos lleva dentro de la máquina de diseño y promoción en Mattel, y comienza cuando el equipo de Barbie primero persigue la idea de modificar seriamente el cuerpo de Barbie con un nuevo diseño.

Fue fascinante observar la dinámica interna de las mujeres que trabajan en Barbie, y es un equipo casi totalmente femenino, lo que fue una sorpresa. También fue gratificante ver que, como tantas cosas en la vida, nuestras propias experiencias reflejan cómo vemos el mundo. Culmone, la diseñadora principal detrás de la marca Barbie, no tiene el tamaño y la forma de una Barbie. Habló sobre cómo creció jugando con las muñecas y cómo le afectó tanto a ella como niña pequeña y ahora como una mujer gay que entiende lo importante que es la representación.

Barbie es este ícono que tenemos en nuestra caja de juguetes. Mattel perpetúa esta imagen y lo ha hecho durante décadas, y sin pedir disculpas. Y se han resistido a la crítica.”

La complicada creadora de Barbie


Ruth Handler, la mujer detrás de Barbie, cofundó a Mattel con su marido. Era una mujer inusual para su tiempo. Presionó mucho para que las muñecas Barbie salieran al mundo; en ese momento no había muñecas de moda adultas para que los niños jugaran, solo muñecas. Handler vio a Barbie como una forma de que una niña pequeña imaginara el tipo de mujer que quería ser en un momento en el que casarse significaba abandonar la esfera pública.

Handler hizo todo lo contrario, como se detalla en el documental, liderando a Mattel junto a su esposo y un tercer compañero. Ella era, en una palabra, ambiciosa. “No sé lo que me estaba impulsando, pero necesitaba probarme a mí mismo desde el día en que nací”, dijo Handler. De hecho, estaba frustrada por muchas de las cosas que más tarde se acusó a Barbie de promover. “Me encantaba ser madre. Pero no era apta para estar atada en casa, odiaba eso. Saber cocinar y mantener una buena casa. Oh, demonios”, dijo sobre las expectativas de las mujeres cuando era joven, “Fue horrible.”

Pero Barbie se convirtió en una gigante, haciéndole ganar millones a Mattel, y cualquier influencia que Handler pudiera haber tenido fue ensombrecida por otras ideas. Además de hacer una gran cantidad de dinero para la compañía de juguetes, Barbie se convirtió en una piedra de toque cultural para la mayoría de las mujeres estadounidenses, y no pocos hombres también.

Incluso Culmone admite que Barbie es poderosa, y es por eso que probablemente se tomó el trabajo de cambiarla tan seriamente. “Barbie es la única muñeca que puede sentarse en primera fila en un desfile de moda Y ser el sujeto de las clases de teoría feminista Y crear un diálogo tan polarizador en la cultura”, dijo.