6 excelentes hábitos que debes practicar durante una cena

La cuestión de cuáles son las reglas que debes seguir en la mesa durante una cena es una que siempre estará abierta porque las normas de buena etiqueta en la mesa cambian con las culturas y este tema se toma hoy en día tan informalmente que a veces consideramos que todo está permitido.

Pero no es así, las buenas maneras nunca deben difuminarse en aras de la informalidad o una modernidad mal entendida.

Sentarse con alguien a comer que conozca y respete las normas mínimas de etiqueta es una experiencia placentera siempre.

Deja el teléfono celular a un lado

Aunque duela. Créeme, no morirás si dejas de mirar cada 15 segundos al celular. La atmósfera de una mesa en donde unos amigos se sientan juntos es siempre la de que estamos ahí para conversar, para contarnos cosas, para ponernos al día, y esto muy difícilmente se puede hacer mientras seguimos prestándole atención al la pantallita. Pon el teléfono en mutis y solo atiende una llamada que de verdad sea importante. Pide permiso, discúlpate y párate para responder lejos de la mesa.

 

No comas antes de que todos los demás estén servidos

Es una muestra de muy mala educación hacer lo contrario. Eso solo demostraría lo hambriento que estás…y puede que lo estés pero es considerado de buena forma el que alguien sepa dominarse y saber esperar. Aun si te dicen que puedes comenzar a comer no lo hagas.

 

Cuándo poner la servilleta en tu regazo

Tú sabes que la servilleta va en tu regazo, no en el cuello de tu camisa, pero hay un momento para hacerlo y es justo antes de comenzar a comer. Si lo haces antes envías un mensaje parecido al maleducado del comentario anterior: ¡tengo hambre… ya sírvanme!

 

No hables con utensilios en la mano

¿Hace falta decir que hablar con la boca llena es un absoluto no-no? No lo hagas, punto. Pero además tampoco es adecuado hacerlo mientras sostienes un tenedor o una cuchara en la mano. Una cena agradable es acerca de conversaciones agradables y a nadie le gusta que le meneen un tenedor sucio en la cara. Traga, coloca tu tenedor en el plato y luego habla.

 

Usa los utensilios con delicadeza

Ellos no son machetes o hachas, no se hicieron para traspasar la comida ni para atacarla con rabia. No cortes pedazos de comida demasiado grandes y nunca cortes más de un pedazo a la vez. Pincha la comida no la apuñales.

 

No corrijas las malas maneras de otros

A menos que quieras hacer un enemigo de por vida. Si es tu amigo, si le tienes confianza, si te preocupa su imagen, puedes hacerle ver lo que está haciendo mal, después de cenar, cuando estén solos.

Nada es más agradable que un comensal considerado, atento y delicado en la mesa.