8 datos extremos que no sabes sobre el Mar Muerto

En hebreo se conoce como el Mar Muerto y en árabe como el Mar de Sal (tal como es nombrado en la Biblia), es un lago salado empotrado entre Jordania e Israel que se piensa tiene 2 millones de años de edad.

Es un lugar con una historia antiquísima y rica, llena de sucesos importantes e icónicos en nuestra cultura. De acuerdo al relato bíblico los restos de Sodoma y Gomorra, con su misterioso destino y final, están sepultados bajo sus aguas.

Por sus características el Mar Muerto rompe el molde de muchas maneras, es un lugar de extremos, como extrema fue la historia humana alrededor de sus costas.

Es el sitio geográfico de más baja elevación en la tierra con una asombrosa cota de elevación topográfica negativa de 423 m, casi medio kilómetro bajo el nivel del mar.

Su profundidad máxima es 377 m, haciéndolo el lago salado más profundo del mundo. Es considerado un cuerpo de agua híper salino puesto que su concentración de sal es más alta que la del océano.

Su porcentaje de salinidad es casi de un 34%. El contenido de sales es tan grande que la densidad nominal del agua es de unos 1.25 kg/l.

Esa densidad hace que las personas no tengan que hacer ningún esfuerzo particular para mantenerse a flote. Una flotación natural se da para todo aquel que se interne en sus aguas.

No le dicen el Mar Muerto por nada. Con una salinidad casi 9 veces la del océano las condiciones para la vida son muy duras. En él no pueden vivir peces ni algas pero algunas bacterias se sienten muy cómodas en sus aguas y lo mismo piensan algunas especies de hongos, aunque en cantidades muy pequeñas.

El área alrededor del lago se ha convertido en una zona de investigación en el campo de la salud. Su alto contenido de sales minerales, el bajo aspecto en la presencia de polen y demás alergénicos y otras ventajas, lo marcan como un ambiente favorable para el tratamiento de ciertas enfermedades: la soriasis se trata con baños de sol en un entorno bajo en radiaciones UV; la rinosinusitis se ha tratado con inhalaciones de agua súper salada; compresas con arcilla súper saturadas de minerales ha sido usada con éxito para ciertas formas de artritis.

Por algo Herodes, el Grande, lo usó como un resort curativo.

Por algo el rey David lo usó como escondite.

Así son los extremos de este legendario cuerpo de agua.