Leche de magnesia para la piel. ¡Asómbrate de lo que puede hacer!

Cuando niño mi madre me la daba para aliviarme el estreñimiento. Nada agradable. Cuando yo veía que sacaba la botellita azul de la nevera corría a esconderme. Cuando la cucharada de la odiosa medicina entraba en mi boca mi cara se volvía un nudo. Algo parecido a cuando me daba emulsión de hígado de bacalao.

Uf. Eso debería ser ilegal, los niños son seres indefensos que no pueden protegerse de esas torturas y estoy seguro que muchas pesadillas en las que la madre es un monstruo que te come tienen su  origen en esos momentos de horror.

Pero la leche de magnesia no es solamente un laxativo, también es un excelente remedio para tratar algunos problemas de la piel. En este caso hablaremos de lo que puede hacer con respecto a la piel grasosa.

Hidróxido de magnesio, leche de magnesia, tiene varios beneficios que definitivamente vale la pena considerar si tu piel es grasosa. Hablemos de algunos de ellos.

Antes algunas breves indicaciones de cómo aplicarla: primero lava tu cara y sécala bien, aplica la leche con algodón en una capa ligera y fina, déjala secar.

Controla la producción de grasa dérmica lo que facilita enormemente la limpieza de una piel grasosa

Es una excelente base para el maquillaje dándole a la piel una textura lisa sin el exceso de brillo que la acumulación de grasa produce. Alarga considerablemente la duración del maquillaje.

Ayuda a disimular los círculos oscuros alrededor de los ojos y también las manchas mientras aligera los tonos de piel. Piensa en ella como una máscara de arcilla.

Ayuda a curar pequeñas heridas o irritaciones debido a la presencia de zinc en su fórmula además de controlar el crecimiento de bacterias.

Aplica leche de magnesia en las zonas de puntos negros o espinillas, deja secar y remueve con agua tibia.

Tonifica la piel y reduce considerablemente el tamaño de los poros haciendo que tu piel se vea lisa y tersa.

Úsala con regularidad y ayudará a remover o aclarar manchas y defectos.

Por su carácter básico es efectiva para combatir la acidez de la piel por lo que es indicada para tratar el acné y desechar impurezas.

También controla y alivia irritaciones por sus propiedades refrescantes y sanadoras.

Recuerda, estas recomendaciones son sólo para piel grasosa. En otro tipo de piel puede causar sequedad y descamación. No es un producto que puedas abusar, úsalo no más de tres veces por semana y agita bien la botella antes de aplicarlo.