Tenemos un nuevo sistema circulatorio: el interstitium

Cuando se trataba de balancear las cuentas sobre la cantidad de agua en el cuerpo humano las cosas no estaban tan claras como nos gustaría. El ser humano es entre 70 y 75% de agua y dos tercios de ella está encerrada dentro de las distintas clases de células del cuerpo, pero la ubicación del otro tercio no estaba muy clara.

Se decía que debía estar de alguna manera dentro de los espacios intracelulares, pero nadie tenía una idea precisa sobre el asunto porque no se detectaba nada en el microscopio que pudiera almacenar esa cantidad de líquido.

Hasta que llegó la endomicroscopía focal láser, una técnica que usa una micro cámara capaz de tomar imágenes del tejido humano vivo iluminándolo con láser. Esto representó una gran ventaja sobre los métodos tradicionales en los que la muestra analizada se deshidrataba para el estudio provocando, por la pérdida de agua, el colapso del sistema de cavidades. Como consecuencia todo lucía, bajo el microscopio, como una capa densa de tejido conectivo. En suma, el sistema se aplastaba y desaparecía. Por eso el líquido faltante no aparecía por ningún lado.

Este nuevo sistema circulatorio extracelular es una red de cavidades empotradas en una matriz de colágeno y elastina, conformando canales continuos llenos de líquido, presente en todo el cuerpo, bajo la piel, alrededor de los músculos y de los vasos capilares, arropando todos los órganos internos. Sus descubridores lo bautizaron como el interstitium porque forma parte del espacio intersticial de las células.

TEJIDO VIVO

Todavía los científicos no están seguros de su función, la cual podría ser la de protección y drenaje, pero también podría tener un rol importante en el transporte de agentes de enfermedad.

Por ejemplo, estudios de pacientes con cáncer encontraron dentro del líquido muestras de células cancerosas que podrían haber escapado de los órganos enfermos usando el sistema circulatorio extracelular. Desde allí las células enfermas entrarían a los canales linfáticos para aparecer en otra parte del cuerpo.

TEJIDO DEL INTERSTITIUM

Esto da pie para diseñar y desarrollar nuevas técnicas que permitan diagnosticar temprano el cáncer y otras enfermedades y procesos inflamatorios.