Conoce algunos secretos del edificio más alto del mundo

El Burj Khalifa es una maravilla de diseño e ingeniería, parte de un desarrollo más amplio que cubre 2 km2 del centro de Dubái. Su nombre honra al presidente de los Emiratos Árabes Unidos, Jalifa bin Zayed al Nahayan. Conoce algunos de sus secretos.

El Burj Khalifa es el edificio más alto del mundo con 828 m de altura, dos veces la altura del Empire State y tres veces más alto que la torre Eiffel. Tiene 163 pisos sobre el nivel del suelo y uno bajo tierra, 58 ascensores, 304 hoteles y 900 apartamentos.
Tiene entre otros records los siguientes: la estructura libre más alta del mundo, tiene el mayor número de pisos de cualquier edificio en el mundo, el piso funcional, habitado más alto del mundo, el punto de observación al aire libre más alto del mundo, tiene el ascensor con más recorrido del mundo y tiene el elevador de servicio más alto del mundo.
El peso del concreto usado en su construcción es equivalente al peso de más de 100.000 elefantes y el aluminio usado en él es igual al usado en 6 A380 Airbus. El área total de piso dentro del edificio principal es de 309.000 m2.
Posee un sistema de recolección de agua que acumula casi 60 millones de litros al año que es usada para el sistema de enfriamiento, mantenimiento de jardines y fuentes.
El ascensor más largo recorre 140 pisos a una velocidad de 10 metros por segundo, 36 k/h, el tercero más rápido en el mundo.
La punta de su estructura puede verse desde 95 km de distancia.
Durante su construcción se emplearon más de 12.000 trabajadores por día.
En su construcción se usaron 110.000 toneladas de concreto, 55.000 toneladas de acero de refuerzo y más de 22 millones de horas hombre de trabajo. Si las barras de acero usadas en el edificio se unieran por sus extremos recorrerían un cuarto de la circunferencia de la Tierra.
El consumo de energía diario es el equivalente a 360.000 bombillos de 100 w encendidos simultáneamente.
El exterior está formado por 26.000 paneles de vidrio construidos individualmente.
Desde que comenzaron los trabajos de excavación para sus fundaciones hasta la inauguración sólo transcurrieron 6 años.
Su diseño fue inspirado por la flor de la hymenocallis, planta tropical americana también conocida como el lirio araña, y por los minaretes en espiral de algunas mezquitas.
El costo total de su diseño y construcción fue de 1.500.000.000 millones de dólares.