Ganó un millón de dólares por usar el baño

Seguramente en alguna oportunidad se ha visto en la penosa necesidad de hacer la pregunta de “¿me presta el baño?” sin esperar nada más que la hospitalaria respuesta de sentir el alivio corporal una vez haya entrado. Sin embargo, para el hombre del que estamos por hablar, el apuro del organismo se tradujo en un fortuito suceso que le dejó una notable ganancia económica.

Vincent Anchondo vive en California. Como a todos alguna vez nos ocurre, sintió la urgencia fisiológica mientras estaba en la calle. Procurando satisfacer el llamado de la naturaleza, se detuvo de su trayecto y entró en el negocio Rotten Robbie que está en la ciudad de San José, con la intención de aprovechar el servicio de salas sanitarias del establecimiento. No se imaginaba que ese día estaba de suerte. Después de hacer del cuerpo, este hombre vio la promoción del lugar. Llámelo culpa, gratitud o curiosidad, el punto en cuestión es que se sintió movido por alguna peculiar intuición y compró uno de los cupones. Uno de esos que se raspan con el dorso de una llave o el borde de una moneda. El resultado del cupón fue obtener un boleto gratuito, con el que pudo retirar otro cupón y obtuvo un nuevo intento. Precisamente el turno que le concedió el jackpot, cuyo galardón constaba de nada más y nada menos que un millón de dólares.

El resultado lo tomó por sorpresa. A tal punto que no podía creerlo. Vincent admite que quedó perplejo, mirando el ticket durante varios minutos, sentado mirando el boleto fijamente. “No estaba seguro de lo que veía ni si era real. Quedé bloqueado”. La abultada cifra no es para menos, nadie se lo puede reprochar.

Vincent, al cabo de un rato se recompuso e inmediatamente cayó en cuenta de la realidad, se cercioró de la validez del ticket y procedió a seguir el consejo de la lotería americana: “Lo primero que hice fue tomar un bolígrafo y firmar el ticket por detrás”. Sea de nuevo intuición o no, era la acción correcta e innegable que le permitiría adjudicarse la victoria.

Este hombre espera usar parte de lo que ganó para comprarse una casa. El establecimiento, por su parte, también recibió una bonificación de cinco mil dólares por la venta del billete ganador.

Así que no le huya a la intuición, puede traerle mucha fortuna… literalmente. Lo que para muchos puede ser imposible, puede realmente ocurrir. Es impredecible el resultado de solo entrar a un local con la intención de pedir prestado el baño, con la curiosa ventaja de recibir el premio mayor.