¿Sabes con cuántos tipos de lágrimas lloramos?

Las lágrimas nos acompañan desde nuestro primer momento de existencia. Al nacer el llanto es una de las primeras señales de vida. Las lágrimas ayudan a expresar cualquier cantidad de sentimientos. Ya sea por alegría, tristeza, o risa, allí están presentes. Ellas son de suma importancia para nuestro organismo y su falta o exceso refleja un grave problema.

 

¿Cuántos tipos de lágrimas hay?

Nosotros tenemos tres tipos de lágrimas: las basales,  las reflejas y las emocionales.

Las lágrimas basales se generan en las glándulas lacrimales. Protegen al ojo de agentes externos como el polvo y los mantienen hidratados. Este tipo de lágrimas son emitidas constantemente aunque son poco evidentes, dado que se producen en cantidades diminutas. Piensa en ellas como una especie de servicio de limpieza ocular. De haber problemas con los conductos lagrimales se presenta una resequedad o exceso de ellas en los ojos. Un adulto saludable produce alrededor de 114 litros anuales de lágrimas basales.

Las reflejas son aquellas lágrimas que emitimos cuando hay presencia de peligro para la integridad de nuestra salud. Algún tipo de gas, el humo, una pestaña, o picar cebolla, por nombrar algunas causantes. Las lágrimas reflejas se producen en mayor cantidad que las basales. Contienen anticuerpos y actúan como una especie de protector contra enemigos oculares.

Y por último están las lágrimas emocionales o psíquicas. Estas contienen  una gran cantidad de hormonas. Por cierto, son más evidentes en las mujeres. Se generan cuando estamos presentando cambios de ánimos, tristeza o alegría, enfado, risa etc. Contienen encefalinas, una especie de calmante, que nos restablece el ánimo después de llorar, por dar un ejemplo. Es la forma que utiliza el cuerpo para drenar estos sentimientos.

 

No todas lucen igual

Asombrosamente la diferencia entre ellas también se nota en su forma molecular

Nuestro organismo reacciona de manera diferente ante los diferentes estados de ánimo. Es decir, la alegría, tristeza, y el enojo, son emociones diferentes, por lo tanto la reacción de nuestro organismo  también lo es ante cada una de ellas.

A pesar de que los diferentes tipos de lágrimas comparten una composición básica común de agua, aceites,  y minerales, los tres tipos son diferentes y por ende su estructura química también lo es.

Vistas a través de un microscopio se puede notar que  poseen diferentes formas y diferentes números de moléculas.  Por ejemplo, las basales tienen forma asimétrica. Las que se producen al picar una cebolla, son parecidas a las hojas de los árboles. Las de risa son más alocadas y las de tristeza son algo bastante asombroso. Aunque son estas últimas  las más notorias, las lágrimas siempre están presentes, siempre estamos llorando.