¿Cuál es la magia que crea una perla?

La creencia popular antigua era que las ostras flotaban durante la noche para recolectar gotas de rocío que luego transformaban en perlas. Luego la teoría cambió y se decía que las perlas eran los huevos de las ostras. Solo fue en el siglo 18 que se descubrió que la perla se formaba alrededor de un cuerpo extraño a la ostra, un parásito se decía.

La perla es una joya, la única joya que tiene un origen orgánico, creada por un animal marino de agua salada, la ostra, y por uno de agua dulce, el mejillón, aunque en teoría, todos los moluscos tienen capacidad para generar perlas.

Una perla natural, creada sin intervención humana, es un evento extremadamente raro, sólo se da en menos de 1 por cada 10.000 ostras allá afuera, y cada perla es única en sus características. Su color depende de las propiedades internas de la concha de la ostra y va desde el blanco hasta el negro, pasando incluso por el dorado. Su forma también es variable, desde casi esféricas a completamente irregulares.

La existencia de la perla depende de la producción de una sustancia conocida como nácar, un compuesto de carbonato de calcio cristalizado, que los moluscos usan para crear y reparar las conchas donde viven. La organización natural del nácar está dada en láminas paralelas para optimizar su capacidad estructural y facilitar la construcción de las complejas formas de las conchas que admiramos en las playas. Esta misma cualidad lo hace ideal para la acreción que crea la perla.

Una vez el objeto extraño entra en la ostra se dispara un mecanismo de protección en el molusco que comienza a secretar nácar, envolviendo al intruso en capa tras capa de la iridiscente sustancia.  Con el tiempo lo foráneo se convierte en joya. ¡Es, no es, esto la mejor alquimia!

La recolección de perlas tiene unos 4.000 años de antigüedad. La perla más antigua que se conoce fue encontrada en una excavación arqueológica en Australia y se le calcula una edad de 2.000 años. La perla más antigua usada como joya se encontró en la tumba de una princesa persa fechada para el 500 A.C.

Algunas de las perlas más famosas son:

La Peregrina, hallada en América en el siglo 16, fue propiedad del rey Felipe II de España, luego de diferentes reinas francesas y belgas hasta que llegó a las manos de Napoleón Bonaparte, finalmente lució en el cuello de Elizabeth Taylor. Recientemente la compraron por 11 millones de dólares.

LA PEREGRINA

La Gran Perla Rosa. Valorada en más de 4 millones de dólares, está todavía en posesión del buceador que la descubrió.

THE BIG PINK PEARL

La Esperanza, la más grande perla de agua salada, mide 10 cm de largo y unos 5 de ancho. Tiene una coloración única en degradé desde el verde dorado hasta el blanco puro. Se encuentra en el Museo Británico de Historia Natural.

THE HOPE PEARL