¿Eres tripofóbico? (atención: estas imágenes pueden generar fuerte ansiedad)

Mira esta foto y dime qué sientes

Si la foto te produce ansiedad probablemente sufres de algún grado de tripofobia.

Tú sabes lo que es una fobia, un miedo irracional intenso hacia objetos, animales o situaciones. La tripofobia se refiere a un intenso estado de ansiedad originado por patrones repetitivos, especialmente pequeños agujeros, aunque también pueden ser protuberancias o pequeñas figuras geométricas, cualquier patrón irregular o asimétrico de pequeños elementos aglomerados.

El nombre, que viene del griego (siempre vienen del griego…o del latín) significa miedo a los agujeros.

Generalmente estos patrones repetitivos son muy comunes en el mundo orgánico donde es fácil encontrar cositas pequeñas reunidas en montones como corales, poros en la piel, masas de huevitos, etc.

Un ataque de tripofobia se caracteriza por estados intensos de ansiedad o angustia, temblores, escalofríos con carne de gallina, dificultad para respirar, nausea. Estos síntomas se agudizan mientras más profundos se perciban los agujeros, es decir, el contraste de coloración y la percepción de profundidad es un elemento de gran influencia en el aumento del grado de ansiedad.

Se dice que la tripofobia se originó como mecanismo de defensa que nos protegía de ciertas situaciones u objetos potencialmente peligrosos, por ejemplo nos hacía rechazar ciertos animales con patrones repetitivos en el cuerpo como algunos insectos, o nos protegía de ciertos objetos como cadáveres perforados por gusanos o contaminados por moho.

Otros aseguran que la tripofobia no existe, es decir, que no es una fobia porque no está basada en el miedo sino en la repugnancia o asco. Esta opinión está fundamentada en el hecho comprobado de que la pupila humana en los ataque fóbicos se expande como respuesta al temor, señalando una preparación del cuerpo a la lucha o la huida. Mientras que la pupila de los tripofóbicos enfrentados con las imágenes adecuadas se contrae, lo que no es una respuesta asociada al miedo sino al asco, al rechazo de aquello que se percibe insalubre o enfermo.

Cerca del 15% de las personas padecen esta fobia que puede ser tratada sicológicamente o con fármacos y terapias de exposición.

Pedimos disculpa se estas fotos los hicieron sentir incómodos (créanme, evitamos las peores).