Las prótesis y sus avances: ¡Mira lo que hace el tobillo inteligente!

“Nadie sabe lo que tiene…,” Ya sabemos que puedes completar la frase. La mayoría tomamos esto a la ligera, especialmente relacionado con nuestro cuerpo porque lo damos por sentado. Hasta que vemos afectado o comprometido uno de nuestros miembros. De repente, puede que golpee la realidad y nos veamos sin una mano una pierna.


Obviamente, queremos contar con todas las partes de nuestro cuerpo hasta el fin de nuestros días. Sin embargo, si ese fuera el caso, puedes hallar una esperanza en lo que la ciencia ortopédica ha logrado en este campo. Las extremidades protésicas han evolucionado considerablemente desde los apéndices de madera rudimentarios de hace unas pocas décadas. Pueden ser biónicos, controlados por el cerebro y cargados de características, e incluso imitar el sentido del tacto. Veamos un ejemplo.

El nuevo tobillo protésico


Claro, la tecnología médica todavía está lejos de replicar realmente lo real, en gran parte debido a problemas que imitan los muchos movimientos y sensaciones sutiles que se dan naturalmente en las extremidades reales. Ahora, sin embargo, un nuevo tobillo protésico está superando estos desafíos. A diferencia de los tobillos protésicos existentes, que funcionan para absorber de forma pasiva el impacto a través de muelles y almohadillas, el prototipo se puede adaptar a diferentes superficies del suelo y la forma en que camina el usuario. Y se mueve solo en el estilo de un tobillo real, controlando la inclinación del pie, levantando el dedo gordo del suelo y manejando superficies inestables o irregulares.


Funciona gracias a un motor y un controlador dentro de la articulación, que están controlados por un chip que detecta el movimiento y regula cada paso. El profesor de ingeniería mecánica de Vanderbilt, Michael Goldfarb, el hombre detrás de la invención, dijo que el dispositivo “se adapta primero y ante todo a lo que lo rodea” y agregó que los usuarios pueden subir y bajar pendientes y escaleras, y el dispositivo “descubre lo que tú” está haciendo y funciona de la manera que debería “.

 

Las primeras pruebas

El tobillo fue probado por el usuario de prótesis Mike Sasser. “He probado tobillos hidráulicos que no tienen ningún tipo de microprocesador y han sido torpes, pesados e implacables para una persona activa. Esto no es todo”, dijo. El dispositivo todavía se encuentra en sus primeras etapas y funciona con alimentación por cable, pero Goldfarb y su equipo planean solucionarlo e introducir el tobillo en el mercado comercial en los próximos años.