¿Quiénes, o qué, son las Sombras?

Todos aquellos que los ven dicen que son seres de otras dimensiones, o viajeros del tiempo, o cuerpos astrales, o incluso, alienígenas.

Son apariciones que aparecen (¿qué otra cosa puede hacer una aparición?) cuando menos te lo esperas, y se van tan rápido como llegan, apenas un visaje de algo oscuro que ves por el rabillo del ojo y luego nada, dejándote inseguro y preguntado si es verdad que viste lo que viste.

Es muy difícil describir cómo lucen puesto que nunca se les puede echar una buena mirada, son sombras. Se mueven muy rápido y muchos dicen que pueden atravesar paredes, son relatadas como oscuridades sin peso, o vapores. De cualquier manera están allí un segundo y luego desaparecen al instante siguiente.

Sin embargo, también hay reportes de apariciones que rompen el patrón ya descrito arriba, generalmente por la mayoría: duran más tiempo, a veces algunos segundos, puedes verlos en el centro de tu campo visual, a muy corta distancia.

No son un fenómeno nuevo. Muchas antiguas tradiciones las nombran, como también encontramos referencias a ellos en casi todas las religiones. En el pasado se les tomaba como almas perdidas,  o atascadas en este lado, o presencias venidas desde el inframundo. La percepción de lo que podrían ser ha cambiado con el tiempo más no su existencia.

Los científicos han tratado de explicar el fenómeno como perturbaciones fisiológicas o sicológicas. Por ejemplo, aquellas personas que sufren parálisis del sueño, una condición transitoria de incapacidad para moverse mientras uno está en la frontera entre el estado de sueño y la vigilia,  pueden ver su condición complementada por visiones de objetos oscuros en su cuarto. Otros relacionan largos períodos de privación del sueño como la causa de la aparición de estas cosas.

Otros estudiosos de otros tipos de ciencia, sugieren que las sombras son en realidad cuerpos astrales. Otros dicen que son alienígenas capaces de moverse sin problemas entre las restricciones físicas de la dimensión espacio-tiempo.

Puede que sean simplemente fantasmas, aunque los fantasmas generalmente son vistos como formas flotantes blancuzcas y tenues, no oscuras y rápidas.

Finalmente está los que no creen en ellas, los que dicen que son solamente el producto de una imaginación sin control, ilusiones de la mente.

Su misma naturaleza efímera, su falta de predictibilidad, hacen que sea dificilísimo estudiar en condiciones controladas el fenómeno, por lo que es casi imposible saber qué son en realidad. Mientras tanto siguen dándose reportes y testimonios de las tenebrosas visitas que nos asustan cuando menos lo esperamos.

Ellas, como muchas cosas más, son un recordatorio de que el mundo es mucha más misterioso de lo que pensamos.