Reiki – terapia con tus manos

¿Sabías que con tus propias manos tu podrías sanar? Reiki es un sistema de sanación alternativo que fue desarrollado por el budista japonés Mikao Usui. Reiki, en japonés, significa “energía universal”, la misma energía que causa el viento y da la vida a todo.

Los practicantes de reiki usan sus manos para manipular la energía vital y aliviar los síntomas de varias aflicciones.

Esta energía es la base de todo incluyendo los procesos biológicos, emocionales y espirituales. El ser humano es capaz de manipular y dirigir esta energía para la mejoría de su calidad de vida y la de su prójimo.

El cuerpo contiene 7 puntos chacra, donde la energía se concentra y muchos saben que los problemas de salud surgen por disturbios en estas áreas.

En el caso de un dolor de cabeza, por ejemplo, las áreas afligidas serían los puntos del tercer ojo (en la frente) y la corona de la cabeza. Con reiki uno podría balancear la energía localizada en esa área estableciendo la harmonía.

Reiki también puede ayudar a mejorar el estado anímico y a disminuir los niveles de estrés.

Es muy factible la auto sanación, pero uno también puede visitar muchos de los maestros reiki y recibir sanación.

Habla con un practicante y hazle preguntas de sí mismo. ¿Cuánto tiempo tienen practicando, por qué lo hacen, quien fue su maestro? Es bueno preguntarles a otros que han tenido experiencias con ese practicante. Confía en tu corazón, los practicantes deberían dar su mayor esfuerzo para hacer tu tratamiento lo más cómodo posible, si no te da buena vibra no está de más buscar otro.

Durante una sesión el practicante te dará una breve explicación de lo que implica.¡Es bueno estar informado! Algunos incluso te harán preguntas sobre tu historial médico y las posibles causas de tu malestar.

Estas sesiones, por lo general, solo duran una hora y durante este tiempo estarás acostado o sentado, como sea más cómodo. A menos que el practicante sea masajista, ellos no pedirán que remuevas ninguna ropa y es bueno ir vestido con ropa cómoda y suelta, es importante no tener nada que pueda restringir tu respiración.

El practicante colocará sus manos en distintas secuencias, tomando varios minutos antes de seguir con la siguiente, y dependiendo de tus necesidades éstas pueden tener variaciones. El toque debe ser gentil y cómodo con sensaciones de calor o frescura, incluso con palpitaciones. Pero no hay manera errónea ni correcta de experimentar una sesión de reiki, cada uno experimenta la sesión distintamente.