¿Alguna vez te has despertado sin poder mover el cuerpo? Esta es la explicación. ¡Te puede pasar a ti!

Es una sensación desesperante: despiertas y sientes que no puedes moverte. ¡Qué horror! Además, puede que hayas sentido, mientras estás inmóvil, que una presencia extraña está cerca o encima de ti. Pues debes saber que no se trata de nada sobrenatural, sino que tiene una explicación científica: los expertos llaman a este fenómeno “parálisis del sueño”.

Estos son los síntomas más comunes que una persona que sufre parálisis del sueño experimenta:

  • Incapacidad temporal para moverse al despertar
  • Presión en el pecho y probablemente también en garganta y abdomen
  • Sensación de miedo y, en ocasiones, ataque de pánico
  • Ritmo cardiaco acelerado
  • Percepción de sonidos extraños: zumbidos o crepitación
  • Dificultad para respirar
  • Sentimiento de que una presencia está en la habitación
  • Alucinaciones visuales

No necesariamente se experimentan todos los síntomas, pero el que siempre se presenta es el de la incapacidad para moverse. Te levantas y te das cuenta de que no tienes ningún control sobre tu sistema motor. Si es la primera vez que te pasa, quizá entres en pánico y seas más susceptible a presentar alucinaciones. Muchos refieren haber visto figuras humanas o haber escuchado voces que repetían su nombre.

Otros pueden asegurar que al lado de su cama había una presencia maligna, una entidad malvada que seguramente estaba ahí para hacerles daño. En la Antigüedad se creía que eran demonios que visitaban a los humanos para asustarlos y que las personas pecadoras eran más proclives a sufrir sus ataques. Según estas arcaicas creencias, los demonios se subían en las personas y las inmovilizaban por un rato, para luego alejarse y dejarlas despertar.

Pero todo esto tiene una explicación racional. En realidad, nos paralizamos momentáneamente porque nuestro cerebro así lo ordena. Cuando dormimos, nuestro cerebro manda la señal a nuestros músculos de que se paralicen con el fin de que no actuemos nuestros sueños y de que no caminemos dormidos. Las personas que padecen de sonambulismo carecen de este mecanismo. Al despertar, a muchas personas se les desactiva un poco tarde esta inmovilidad, es por eso que se paralizan por unos minutos. Las alucinaciones se explican porque todavía estamos parcialmente dormidos, por lo que son una especie de ensueños.

Así que ya lo sabes, si te llega a pasar no te asustes. La parálisis suele durar sólo unos pocos minutos; tú relájate y deja que tus músculos vayan despertando poco a poco.

Si te gustó este artículo, compártelo, a ver si a alguno de tus amigos le ha pasado.