7 razones por las que haber sido malo en la escuela te hace mejor que los demás

Si durante la escuela tuviste malas calificaciones y no estabas precisamente en el cuadro de honor, despreocúpate, pues un reciente estudio de la Universidad de Sydney ha demostrado que las personas que fueron malas en los estudios son más aptas para la vida en sociedad y tienen una personalidad más agradable que los mataditos.

Aquí te presentamos 7 razones para que te sientas bien por no haber sido un estudiante modelo:

  1. Eres más sociable

Los llamados “chicos problema” de la escuela suelen tener más habilidades sociales que el resto de sus compañeros, pues presentan un comportamiento más extrovertido y atrevido, lo que los vuelve más simpáticos.

  1. No tienes miedo de equivocarte

Los mataditos generalmente sufren por obtener buenas calificaciones, y cuando sacan un 8 en vez de un 10 pueden incluso llegar a deprimirse. En cambio los “malos estudiantes” se esfuerzan en lo que les interesa y pueden llegar a ser muy buenos en ello sin necesidad de tener la máxima calificación.

  1. Sabes trabajar bajo presión

Noches enteras estudiando para los exámenes finales te prepararon para el trabajo bajo presión. Seguramente estarás más apto que un matadito para lidiar con la presión de un empleo.

  1. Valoras lo importante

Tú sabes bien que nunca vas a usar ecuaciones de segundo grado en tu vida, en cambio eres muy bueno para relacionarte con tus compañeros y hacer amistades, lo cual te traerá muchos beneficios en tu vida profesional.

  1. Sabes negociar

Desarrollaste habilidades de negociación para evitar que tus papás te castigaran por una mala nota o para pedirle al profesor que no te reprobara. Sin duda eres bueno convenciendo, porque más de una vez saliste librado.

  1. Te estresas menos

Mientras los mataditos vivían estresados todo el tiempo por entregar cada tarea que pedía el profesor, tú te la llevabas relax y sin apuros. Sabes que hay que llevarla tranquila y por eso sabes guardar la calma cuando se requiere.

  1. Aprendiste a manejar el fracaso

Una mala calificación o reprobar el año eran cosas difíciles, pero sin duda las sabías afrontar y nunca te dejabas decaer. En cambio si un matadito reprobara el año, imagínate, se le cae el mundo encima.

Y RECUERDA TUS CALIFACIONES NO DEFINEN TU INTELIGENCIA!!! COMPÁRTELO