Los peores crímenes cometidos por niños

En ocasiones, los niños también pueden convertirse en asesinos, ya sea porque presentan una personalidad psicópata, sufren un trastorno mental o se vieron obligados a hacerlo.

Ahora te contamos cuáles han sido los peores crímenes cometidos por niños:

1) Joshua Philips

Joshua, quien contaba con 14 años, se encontraba jugando béisbol con su pequeña vecina Mary. Accidentalmente la golpeó con la pelota, por lo que la niña echó en llanto. Alarmado, Joshua no tuvo otra idea más que golpearla con el bate en la cabeza para que se callara. Como no lo logró, la acuchilló dos veces en la garganta. Más adelante, la madre de la niña se alarmó por un hedor insoportable que venía de la habitación de la menor. Allí halló el cuerpo de la niña en estado de putrefacción, debajo de su cama, donde Joshua la había escondido.

2) Eric Smith

La gente nunca se explicó cómo este niño que era tan cariñoso con sus abuelos terminó asesinando, en 1993, a Derrick Robie, un niño de 4 años. Estando en un campamento de verano, Eric, de 13 años, llevó a Derrick a una zona boscosa lejana, donde lo estranguló, le golpeó la cabeza con una enorme roca, lo desnudó, lo violó y lo sodomizó con un palo.

3) Lionel Tate

Lionel, de 13 años, asesinó a Tiffany Eunick, de seis, mientras la madre del niño dormía una siesta. Lionel aprovechó para jugar lucha libre con Tiffany. Un mal movimiento hizo que el hígado de Tiffany se partiera por la mitad, provocándole esto la muerte instantánea. Las autoridades lo juzgaron como adulto y lo condenaron a cadena perpetua, pero años más tarde recibió la libertad bajo fianza. A pesar de que la defensa de Lionel alegó que se trató de un homicidio involuntario, el juez lo calificó como “un crimen frío y extremadamente cruel”.

4) Graham Young

Corría el año de 1961 y el joven Graham, de 14 años, comenzaba a interesarse por la química y los venenos. Su interés era tan frío, que en 1962 consiguió su primera víctima mortal: su madrastra, a quien le administró un potente veneno en su té, lo que la mató lentamente. Posteriormente envenenó a otros miembros de su familia. Al ser cuestionado por las autoridades, él dijo que lo único que le interesaba era conocer el efecto de los venenos en el cuerpo humano. Se le recluyó en un psiquiátrico penitenciario, pero tiempo después fue liberado, sólo para envenenar a 70 personas más.

5) George Stinney

George, de 14 años, fue declarado culpable del asesinato de dos niñas de 11 y 8 años. Un día antes de la tragedia, fue visto con las dos pequeñas, por lo que se presumió que él fue el asesino, aunque el juicio careció de muchas pruebas y muchos dicen que su declaración fue forzada. Aun así, George fue la persona más joven en ser condenada a la pena de muerte: fue enviado a la silla eléctrica. En 2014 un juez declaró el juicio nulo, por falta de evidencia, pero ya era muy tarde.