12 Cosas que puedes hacer cuando te sientas fracasado

Ya sabes la sensación: son las 10 de la mañana, estás nervioso mirando tercera taza de café, tu mente se siente pegada. Estás agotado, física, mental y emocionalmente; y desapasionado sobre las cosas que alguna vez te trajeron alegría. ¿Motivado? Olvídalo.

Parece que el agotamiento y el logro van de la mano. Pero, fracasar no es un síntoma de éxito: es la forma en la que tu cuerpo te dice que frenes.

Mientras que el doble disparo de espresso y la segunda capa de corrector puede ayudarte a darte una nueva cara, un cambio profundo fundamental toma tiempo. Es una inversión para toda la vida en sí mismo y debe ser tratado como uno. Es por eso que decidimos compartir con ustedes estas 12 maneras poderosas de hacerse cargo de tu destino y transformar tu vida.

 

1. Dormir como si no un hubiera mañana.

Tu cuerpo es una máquina. Una máquina hermosa, auténtica e increíblemente compleja que necesita cuidado y descanso. Al igual que cierras el ordenador al final de cada día, también debes recargar tu cuerpo y tu mente cada noche. Los estudios demuestran que el sueño de una buena noche literalmente limpia el cerebro de toxinas que se acumulan durante el día, por lo que un total de siete a ocho horas es fundamental para su bienestar físico y mental.

2. Evita la cafeína.

La cafeína es un estimulante que afecta directamente a tu sistema nervioso central. Es por eso que un exceso de café puede hacer que tu corazón se acelere. Si te sientes ansioso, estresado o agotado, un café no es una solución a largo plazo. En su lugar, trata de soluciones más naturales a largo plazo como hacer ejercicio y meditar para que te sientas energizado y despierto. Si no puedes imaginarte una vida sin tu taza de café en la mañana, trata de construir una relación más consciente con el café. Saborea el olor intenso y el sabor mientras que gozas tomándolo en tu taza preferida. Con el tiempo podrías encontrar el ritual más necesario que el café en sí.

3. Estar y permanecer activo.

El movimiento es un poderoso impulsor de ánimo y reductor de estrés, y se ha demostrado que protege la memoria y las habilidades de pensamiento. Ya sea que subas a tu bicicleta, o vayas a hacer ejercicio por un corto plazo o hacer algunos minutos de yoga, aprende a utilizar el movimiento como una forma de aliviar el estrés cuando sientas que este está aumentando. El ejercicio en la mañana puede ayudarte a establecer el ritmo para el resto de tu día, y agudizar tu enfoque. Por no mencionar, que la mejor forma de hacer algo es hacerlo en la mañana. Trata de hacer al menos 10 minutos adicionales de actividad moderada cada día, y poco a poco puedes ir aumentando el tiempo hasta los 30 minutos que se recomiendan diariamente.

4. Toma un descanso en silencio.

Sí, lo sabemos. Cada artículo de transformación de vida en internet predica los poderes curativos de la meditación, pero esto es porque realmente funciona. Alrededor del 80 por ciento de las visitas al médico son para problemas relacionados con el estrés. Eso es mucho tiempo y dinero gastado tratando problemas que podrían prevenirse si todos practicamos un poco de autocuidado a través de la meditación. La meditación puede reducir el estrés, aumentar la inmunidad, mejorar el sueño y posiblemente aumentar la felicidad. Incluso sólo 5 minutos de meditación puede iluminar tu día. Además, las personas que meditan en realidad son más racionales y menos ansiosas cuando se enfrentan a desafíos.

5. Sigue una rutina de cuidado para una piel saludable.

La piel es feliz si tu eres feliz. Y, como cualquier otra cosa, la formación de hábitos saludables de cuidado de la piel toman tiempo. ¿El viejo adagio que toma 21 días para formar un hábito? ¿lo recuerdas? Digamos que la consistencia, la repetición y el abrazo de tu nueva rutina hará mucho más por tu éxito y la piel que sólo cruzar los días de un calendario.

Esa capa extra de corrector podría ser una solución rápida para sus ojos cansados, pero los cambios reales de la piel son inversiones que suceden desde dentro. Busca los productos (y los alimentos) que alimentan más que sólo tu complexión. Sigue adelante con un diario y nocturno cuidado de la piel, este ritual te hará sentir sano y hermoso, y con el tiempo verás los efectos transformadores que trascienden de tu piel y se transforman en un nuevo tú.

6. “Mata de hambre a tu ego, alimenta tu alma.”

Éste es simple: hacer cosas que te hacen feliz. Simplemente porque algo te trae un sentido de logro no significa necesariamente que te llena de alegría. Claro, quedarse hasta tarde en el trabajo podría ser más productivo, pero la energía que gastas a veces puede resultar menos constructivo que tomar algún merecido descanso y momento de relajación. Compra esos zapatos que has estado mirando, disfruta de un helado durante tu hora de almuerzo o pasa todo el fin de semana viendo una maratón de películas clásicas. Sea lo que sea que elijas, hazlo porque te hace feliz, no porque sea algo más que marque tu lista de tareas pendientes.

7. Escucha tu intuición.

¿Ese buen sentimiento que tienes cuando tomas grandes decisiones? Empieza a escucharlo. Nuestros cuerpos a menudo nos dicen lo que necesitamos antes de que sepamos que lo necesitamos. Toma una siesta cuando estás cansado. Vete de viaje si es algo que te apasiona. Pregúntate por qué algo no te hace sentir bien. A menos que seas una persona muy intuitiva, escuchar tu instinto requiere práctica. Acercate de lo que te desafíe, date un respiro y se honesto contigo mismo acerca de tus sentimientos. Tu cuerpo sabe lo que necesitas, solo empieza a oirlo.

8. Mezcla las cosas.

Romper tu rutina puede ser una de las mejores curas para el cansancio del mundo. Desafiate a hacer algo completamente nuevo una vez por semana o, si te sientes muy entusiasta, una vez al día. Podría ser tan simple como caminar por una nueva ruta para ir al trabajo o  iniciar ese blog que siempre dijiste que lo harías. Las nuevas experiencias abren tu mente a nuevas maneras de pensar y de percibir, y que a su vez te harán más feliz.

9. Invierte en los aspectos positivos que te rodean.

Construir relaciones sanas comienza con ser conscientes de quiénes te rodean y de lo que llenan su vida. Puede parecer desalentador cambiar las relaciones tóxicas en las que te sientes cómodo, ya sea que se relacionen con amigos o familiares, comida, trabajo o incluso con usted mismo. Reevalúe sus relaciones y tenga en cuenta el valor que agregan a su vida y bienestar. Además, las personas que son conscientes de sus relaciones tienden a ser más seguros en su propio juicio.

10. Aprende cosas nuevas.

El aprendizaje nos hace felices. También puede ayudarnos a vivir vidas más largas, abiertas y más satisfactorias. Si quieres empezar de forma pequeña, prueba algo como aprender a tejer viendo clips de YouTube desde la comodidad de tu cama. Si estás pensando en grande, únete a un curso de diseño web de tres meses de duración. Cualquier cosa que decidas aprender, tu cerebro te agradecerá por mantenerlo afilado y joven.

11. Escribe un diario.

Escribir un diario ha demostrado que puede aliviar el estrés, aumenta la comprensión, la chispa de la creatividad, crea confianza y te alienta a seguir tus objetivos. Eso es un montón de terapia es una tarea simple. Pero no pongas demasiada presión sobre tu mismo para escribir todos los días. El proceso de escritura en sí es mucho más importante que la frecuencia con que físicamente abres tu diario. Establecer un tiempo, darte un momento para pensar: “¿Cómo quiero que sea mi dia hoy?” Y anota todo lo que te viene a la mente. Mantente responsable de verificar un par de veces por semana y, al final, estaras deseoso por esas secciones diarias de escritura.