Los beneficios de andar descalzos

No mamá te lo ha repetido miles de veces: «¡NO ANDES DESCALZO POR LA CASA!» se escucha un grito desde la cocina, lo peor de todo es que a veces intentas hacer el menos ruido posible para que no te escuche pero aún así ella lo hace, no si sea un don o algo así, en este articulo aprenderás sobre los beneficios que trae andar descalzo de vez en cuando. ¿ok? ahora no te la vayas a pasar todo el tiempo descalzo.

Científicamente se ha demostrado que la andar descalzo le hace bien y tu salud y sobre todo a las articulaciones, por lo que no estaría de mas que alguna vez intentes corren o practicas deportes descalzo.

correr-descalzo

Un grupo de investigadores belgas ha comprobado que las personas que andan con los pies desnudos, tienen el antepié mas ancho y distribuyen mejor el peso por la superficie de la planta del pie, esto lógicamente se aprecia cuando corren, caminan o simplemente están quietos.

Esto se traduce en que estas personas tiene un mayor equilibrio y pueden practicar deportes que requieran de el. Estos científicos recalcan el hecho de que las empresas de zapatos deberían empezar a desarrollar zapatos que no afecten la anatomía del pies, sino que mas bien ayude a guardarla, para que caminar sea algo mas agradable y natural.

Según un estudio de la Universidad de Harvard, las personas que practican Running descalzos, tienen una pisada totalmente diferente, estos corredores estiran mas los dedos de los pies y al apoyarse en la parte media o frontal del pies, tienen un mejor agarre al momento de caer. Muchos creen que esto puede ser peligroso, o que estas personas pueden experimentar heridas en su pies, pero la verdad es que con una superficie adaptada para este fin, los corredores pueden practicar sin ningún problema.

En síntesis caminar descalzos unas horas por la casa con el suelo limpio se traduce en que la piel puede transpirar mejor. Andar sin zapatos hace que la biomecánica del pie reorganice de forma natural la tensión estructural del cuerpo entero. En definitiva, constituye un descanso muy recomendable para recuperar la alineación de las articulaciones y el espacio anatómico.