El misterio de las cataratas de La Tetera del Diablo ¿Sabes qué pasa?

Si pensabas que nos referíamos a uno de esos misterios al estilo de Scooby Doo, te equivocas. Este es un misterio real. De hecho, ha estado desconcertando a excursionistas y geólogos por generaciones. Y para no extendernos demasiado, comencemos desde el principio.

¿Dónde sucede el fenómeno?


A unas pocas millas al sur de la frontera de EE. UU.-Canadá, el río Brule fluye a través del Parque Estatal Judge C. R. Magney de Minnesota, donde cae 245 metros en un lapso de 13 kilómetros, creando varias cascadas. A dos y medio kilómetros al norte de la orilla del Lago Superior, un grueso nudillo de roca de riolita sobresale, dividiendo el río dramáticamente en la cresta de las cataratas. Hacia el este, una cascada tradicional traza un camino descendente, pero hacia el oeste, un acertijo geológico espera a los visitantes.


Resulta que, en las cataratas, a lo largo de la orilla norte del Lago Superior, un río se bifurca en un afloramiento rocoso. Mientras un lado cae por un terraplén de piedra de dos pasos y continúa como una cascada normal, el otro lado se desvanece en un agujero profundo y desaparece, aparentemente para siempre.

Un bache gigante


De modo que “La Tetera del Diablo” se traga la mitad del Brule y, hasta hace poco, nadie tenía idea de dónde iba. El consenso es que debe haber un punto de salida en algún lugar debajo del Lago Superior, pero a lo largo de los años, los investigadores y los curiosos han vertido tinte, bolas de ping pong, incluso troncos en la caldera, luego miraron el lago en busca de alguna señal. Hasta ahora, ninguno ha sido encontrado.


Y esta situación desconcertante solo se vuelve más extraña cuando los geólogos comienzan a explicar cómo es “La Tetera del Diablo”. Aún cuando la gran cantidad de agua que se vierte en la tetera cada minuto de cada día nos hace pensar en algún tipo de río subterráneo amplio es un dispositivo emocionante en las películas, la realidad es que ese tipo de cuevas profundas son raras, y solo se forman en los tipos de rocas blandas como la piedra caliza. El norte de Minnesota, como los geólogos le dirán, está construido con elementos más fuertes.

Entonces, ¿a dónde va el agua?


En febrero de 2017, el Departamento de Recursos Naturales de Minnesota dijo que el agua que desaparece en la roca en “La Tetera del Diablo” resurge en la corriente debajo de la cascada. Los hidrólogos compararon la cantidad de agua que fluía sobre la cascada con la cantidad que fluía debajo de ella para ver si se perdía algo de agua en algún lugar entre las dos ubicaciones.

Los hidrólogos midieron el flujo de agua sobre la caldera del diablo a 3,48 metros cúbicos por segundo, mientras que varios cientos de pies debajo de la cascada, el agua fluía a 3,42 metros cúbicos por segundo. “En el mundo de la medición de flujo, esos dos números son esencialmente los mismos y están dentro de las tolerancias del equipo”, dijo el hidrólogo de mapeo DNR Jeff Green en un comunicado. “Las lecturas muestran que no hay pérdida de agua debajo de la caldera, por lo que confirma que el agua está resurgiendo en la corriente debajo de ella”.

¿Y qué pasa con los artículos que desaparecen en “La Tetera del Diablo”?


Green dice que realmente no hay misterio en eso. Culpamos a la fuerza del agua y la dinámica de fluidos. “La piscina debajo de la tetera es un sistema increíblemente poderoso de corrientes de recirculación, capaz de desintegrar el material y mantenerlo bajo el agua hasta que resurja en algún punto aguas abajo”. Suponiendo que ya no haya más misterio, este seguirá siendo un lugar fascinante y hermoso.