Las curiosas historias detrás de estas extrañas fotos

La pasión del hombre por dejar constancia del mundo, sus eventos y extrañezas, es bien conocida. Muchos han dejado legados maravillosos del mundo natural, pero otros trataron de aprovechar la necesidad de saber cosas nuevas para vender ideas o sucesos que nunca pasaron.

Esta es una lista de extrañas fotos y la explicación de lo que no son.

Los primates venezolanos

En 1920 un geólogo francés alegó haber encontrado primates en las selvas venezolanas que, según él, habían mostrado un comportamiento agresivo. Francois De Loys dijo haber matado a uno de ellos que luego preparó para fotografiarlo tal como se muestra.

Su afirmación lo hacía el descubridor, no solo del primer primate del Nuevo Mundo, sino además de una nueva especie de primate.

Todo fue un engaño y lo que se ve en la imagen es un mono araña, bastante común en las selvas amazónicas.

El hombre de cuero

Un día un extraño hombre apareció en los campos y pueblos de Nueva Inglaterra, allá por los años 1870´s. Nadie sabía de dónde venía. Nadie pudo jamás arrancarle un par de frases seguidas. El hombre no sabía casi nada de inglés, iba siempre vestido con un grueso traje de cuero, aun en los días más calurosos. Seguía una ruta cerrada de 34 días con precisión milimétrica, visitando los mismos 40 pueblos y las mismas casas durante 5 minutos cada una. Una y otra vez. Nunca nadie pudo averiguar su nombre o de donde venía. Murió en 1889. Su tumba fue exhumada en el 2011. Estaba vacía.

El desconocido de Tienanmen

Fue el protagonista de uno de los gestos más valientes de los tiempos modernos: un hombre, solitario, parado delante de una línea de tanques durante las protestas masivas de 1989 en la icónica plaza de Tienanmen en Beijing, China. Lo extraño del asunto es que no se sabe nada de él, ni su identidad, dónde vivía, nada. Así como tampoco se sabe nada de quienes tripulaban el tanque que lo enfrenta. Nada. La dictadura de China se traga todo lo que signifique individualidad.

La combustión de Helen Conway

En 1964, Helen fue víctima de un fenómeno nada comprendido y que muchos aun niegan, la combustión humana espontánea. En el caso de Helen solo sus piernas quedaron intactas. La foto es increíblemente intrigante porque un cuerpo humano ardiendo a 600 grados centígrados tarde 3 horas en consumirse. La desaparición de Helen se dio dentro de un intervalo de 21 minutos. La cantidad de calor necesaria para que esto pase se sale de toda escala. Sin embargo puede verse que todo lo que está alrededor del sillón está intacto. Muy, muy extraño.