Los lobos mutantes de Chernóbil, una preocupación real

¿Qué idea asaltó tu mente al leer el título de este artículo? ¿No crees que sea en serio? Pues, luego de ese fatídico accidente de 1986 en esa región de Ucrania, han sido muchas las cuestiones no resueltas relacionados con los efectos que la radiación residual de la zona pudiera tener. Es aquí cuando tenemos que mencionar a los lobos.


En un experimento reciente, investigadores rastrearon 13 lobos utilizando collares que podrían medir la radiación, y descubrieron que, no inesperadamente, los animales encontraron más radiación cuando viajaban a través de las áreas más contaminadas.

Lobos migrantes

Una observación en el estudio, publicada en el European Journal of Wildlife Research, sobresalió: un macho joven con collar realizó una caminata de 250 millas fuera de la región, primero dirigiéndose al este hacia Bielorrusia, luego a Ucrania y finalmente a Rusia.
Estamos frente a la primera migración registrada de lobos de larga distancia desde la Zona de Exclusión de Chernóbil a su entorno. Se sabe que los lobos machos jóvenes viajan largas distancias en busca de parejas, por lo que en sí mismo no es impactante. Sin embargo, proporciona más evidencia de que hay poblaciones importantes de los animales en la región de Chernóbil. Sin embargo, este épico viaje también plantea la cuestión de si los animales podrían diseminar mutaciones a las poblaciones de lobos fuera del área, agrega.

¿Mutaciones en expansión?


Los estudios en otros animales, en su mayoría más pequeños, como pájaros, roedores e insectos, muestran que la radiación de Chernóbil puede causar mutaciones y efectos perjudiciales para la salud.

Y trabajos realizados en criaturas tales como golondrinas de granero y ratones de campo sugiere que estas mutaciones pueden transferirse a la próxima generación, dice. Estos animales más pequeños también tienen el potencial de diseminar contaminantes radioactivos al medio ambiente a través de sus movimientos.
Pero hasta ahora, la imagen es menos clara en los lobos. Anders Møller, científico de la Universidad de Paris-Sud, argumenta que debido a que la mayoría de las mutaciones son dañinas, es poco probable que un lobo capaz de moverse tan lejos se vea muy afectado por la radiación.

La sensación de radiación


En cambio, el trabajo de Møller muestra que las áreas “calientes” con altos niveles de radiación tienen bajas poblaciones de vida silvestre, y se deduce que los animales que permanecen en estas regiones pueden sufrir daños genéticos. El paisaje de Chernóbil es bastante variado; gran parte de esta permanece prístina, mientras que los bolsillos aún albergan altos niveles de radiación.

Un debate se refiere al grado en que el área de Chernóbil sirve como fuente o “sumidero” para las poblaciones de animales circundantes. Especialistas tienen la corazonada de que la región podría ser una fuente de población de lobos, y de ser así, eso significaría que cualquier daño genético causado por la radiación podría propagarse a otras poblaciones de lobos. Aun se necesita hacer más trabajo para responder las muchas preguntas planteadas. Pero si hay cualquier forma de mutaciones que puedan transmitirse, es algo a considerar.