A veces son cómicas, a veces dan asco: parafilias

Quizás no estés familiarizado con el término parafilia o que conlleva tan desconocido tema. Tiene mucho que ver con la sexualidad, ya que la parafilia connota excitación y placer que las personas buscan a través de objetos o medios no convencionales, después de haberse aburrido del sexo común.

Algunas de estas suelen ser relativamente inofensivas, como es el caso de la masturbación, mientras que otras pueden generar daños psicológicos y grandes controversias. Ciertas parafilias también han creado escándalo en el pasado como es el caso del sexo oral, hasta que dejó de ser una de ellas; mientras que algunas parafilias que son polémicas en un sitio son aceptadas en otros.

Algunas de estas extrañas costumbres son:

La Hierofilia: aquellos que sufren de esta extraña parafilia tienden a excitarse con objetos religiosos (cruces, estatuas, rosarios); no solo eso, también pueden sentirse atraídos por personas que realicen cualquier oración o personajes de culto, como los sacerdotes o las monjas. Se excitan más disfrazándose como los personajes anteriormente nombrados.

Esas personas también han tenido prácticas sexuales en recintos sagrados, en tiempos de lectura bíblicas e incluso comuniones.

Los que sufren de ella son comúnmente devotos o creyentes. Básicamente para ellos es, como diría una canción, una experiencia religiosa.

Formicofilia o placer por tener pequeños insectos arrastrándose por el cuerpo buscando esa peculiar sensación de cosquilleo, en especial en los genitales. Las personas que padecen este placer suelen llevar los insectos a sus camas y arroparse en ellos. Es un subgénero de la zoofilia, atracción sexual hacia los animales.

Un ejemplo serían las fotografías del japonés Daikichi Amano, en donde no solo muestra insectos, también toma imágenes de animales marinos censurando los genitales de sus modelos, creando así una especie de fetiche en el artista.

(F3)

Capnolagnia es considerada un fetichismo sexual que consiste en generar placer sexual viendo a un hombre o mujer fumando. Ciertos elementos, como el olor a cigarro y el humo, crean una excitación al que la padece, tanto visual como olfativa. Algo curioso es una teoría sobre su origen que pudo estar relacionada a que en el pasado, las divas y los galanes de la industria cinematográfica, fumaban, lo cual generó cierta envidia y a la vez tentación en los espectadores.

Para esa época la gente solía fumar antes de tener sexo lo que los tentaba a ser más lujuriosos.

La espectrofilia crea excitación sexual por la manifestación sobrenatural de espíritus o fantasmas. Por otra parte, esta parafilia tiene su lado aún más oscuro, denominados íncubos y súcubos, los cuales son entidades demoniacas que visitan al ser humanos durante el sueño.

Un famosos casos de espectrofilia fue la historia narrada por la fallecida modelo estadounidense  Anna Nicole Smith, la cual, según ella, disfrutó sexualmente de una experiencia con un fantasma en Texas, comentando que el fantasma no quería asustarla, solo quería amarla.