¿Diagnosticar a una persona enferma mirando su foto? La ciencia dice que sí

Pregunta rápida: ¿Cuál de las fotos de abajo representa a una persona sana y que representa a una persona enferma? ¿Puedes ver las diferencias sutiles? (La respuesta correcta se encuentra al final de este artículo).


Los científicos han determinado que los humanos tienen una notable capacidad para detectar cuando una persona está enferma apenas unas dos horas después de que la persona se infecta, y pueden hacerlo simplemente mirando la cara de una persona.

¿Cómo se demostró?


Para el estudio, 16 voluntarios caucásicos sanos recibieron una inyección de moléculas estériles derivadas de bacterias. Aunque estas inyecciones fueron estériles, sin embargo, indujeron una respuesta inmune que hizo que los sujetos experimentaran síntomas parecidos a la gripe durante un corto período de tiempo. Sus fotos fueron tomadas dos horas después de la inyección para documentar su apariencia.

A esos mismos participantes se les pidió volver en otra ocasión para recibir otra vacuna, pero esta vez se inyectaron sin saberlo un placebo. Las fotos fueron tomadas nuevamente dos horas después. Ambos conjuntos de fotos se mostraron a un grupo diferente de personas, a quienes se les pidió que calificaran la salud de los sujetos representados en ellas.


“Los calificadores podrían discriminar correctamente a 13 de cada 16 personas (81 por ciento) como enfermos”, dijo el estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B. Aunque el tamaño de la muestra es relativamente pequeño, es una tasa de detección significativamente mayor que la probabilidad. Una cosa es ser capaz de detectar si una persona está enferma cuando podemos observar su comportamiento; por ejemplo, la gente tose, estornuda, inhala y muestra signos de fatiga. Pero otra cosa es poder detectar la enfermedad solo en una fotografía neutral.

¿Cuáles fueron las señas características?


Algunos de los signos de enfermedad que observaron los calificadores incluían labios y piel más pálidos, cara hinchada, esquinas y párpados caídos, ojos más rojos y piel más opaca y parcheada. El coautor del estudio John Axelsson de la Universidad de Estocolmo ofreció una explicación para los hallazgos notables: “La capacidad de detectar personas enfermas permitiría a las personas evitar estar cerca de las personas enfermas, y por lo tanto minimizaría el riesgo de enfermarse si la persona es portadora de enfermedad contagiosa.”

¿Qué se hará con esta información?


El siguiente paso será ampliar la investigación, para ver si los resultados se mantienen sobre una muestra más grande y más diversa. También será importante probar si se pueden detectar diferentes tipos de infección a tasas similares. Eventualmente, el software de computadora podría ser desarrollado a partir de esta investigación que puede ayudar a los médicos a identificar a pacientes enfermos.

Respuesta de la pregunta del principio: la persona de la izquierda (a) está enferma y la persona de la derecha (b) es la sana.