Las prohibiciones a las pajillas plásticas, ¿Funcionan?

Por si no lo sabías ya… Las grandes corporaciones como Starbucks, Bacardi Rum, Bon Appétit Management Company, los hoteles Marriott, Alaska Airlines y American Airlines han anunciado públicamente que eliminarán pajillas de plástico en los próximos años. Y ellos no son los únicos. Ahora la pregunta pueda que sea: ¿Por qué? ¿Qué pasó con las prácticas pajillas?

Pues, a pesar de ser solo una pequeña fracción de toda la contaminación plástica, las pajillas se han convertido en un símbolo de desperdicio para respaldar la lucha en contra de la contaminación por plástico y una forma factible para que los consumidores sientan que están haciendo la diferencia. Pero, ¿Cómo esas prohibiciones en realidad van de un sueño imposible a una realidad en el terreno? ¿Y qué impacto tendrán?

¿Quién aboga por estas prohibiciones?


En Seattle, el movimiento para prohibir las pajillas ganó impulso por primera vez en 2008, cuando la ciudad aprobó una ordenanza que exige que los alimentos que se usan una sola vez sean reciclables. La ordenanza fue actualizada en 2010, y en julio de este año, se prohibió el uso de pajillas y utensilios de plástico.

Las prohibiciones de pajilla también se han implementado desde un enfoque más descendente. Bon Appétit Management Company, un gran proveedor de servicios de alimentos con 1.000 cafeterías en lugares como universidades, museos y lugares de trabajo, anunció sus propios planes para eliminar las pajillas de plástico en mayo 2018.


Los grupos de defensa ambiental también han intercedido para exigir prohibiciones de pajilla. Lonely Whale, cofundada por el actor Adrian Grenier, es una de esas organizaciones, pero en lugar de tratar de influir en los votantes potenciales, se centran en convencer a las empresas para que lideren el camino.

¿Las alternativas?

En Seattle, los funcionarios de la ciudad inicialmente tuvieron problemas para encontrar alternativas viables al plástico para las pajillas cuando se propusieron por primera vez hace 10 años. También fue un desafío encontrar alternativas para otros artículos de un solo uso.

¿Y las personas que aún necesitan pajillas de plástico?


Algunos dicen que algunas pajillas de papel compostables están hechas de materiales orgánicos que pueden causar reacciones alérgicas. Las pajillas de papel también pueden ser más difíciles de usar para las personas que tienen dificultades para tragar o controlar sus mordeduras. Y las pajillas reutilizables hechas de materiales como el metal o el vidrio pueden ser potencialmente peligrosas para personas con algunas condiciones.

¿Es costoso usar alternativas plásticas?


Las pajillas de papel generalmente causan alrededor de un centavo más que las pajillas de plástico. Las instalaciones de desechos de Seattle también son capaces de procesar plástico compostable, una característica que no se ve en muchas instalaciones de basura de la ciudad. Por lo tanto, mejorar la infraestructura para manejar mejor las alternativas es otro costo que podrían enfrentar las ciudades que sopesan las prohibiciones de la paja plástica.

¿Es suficiente?


Los méritos de las prohibiciones de la pajilla plástica dependen de a quién le preguntes. Algunos dicen que son un paso agigantado en la dirección correcta, mientras que otros dicen que simplemente ponen una curita prohibitiva sobre nuestra dependencia cultural del plástico, especialmente de los plásticos de un solo uso.

Muchas de las recientes prohibiciones de la pajilla plástica han surgido en ciudades de tendencia izquierdista, o por compañías que ya promocionan un compromiso con la sostenibilidad ambiental. La mayoría recurre a compañías que probablemente sean aliadas del medioambiente, en lugar de adentrarse en lo que podría ser un territorio más adverso.