¿Eres talasofóbico? Averigüémoslo

Talasofobia es el miedo al océano abierto y a las aguas profundas, especialmente cuando son oscuras y no puedes ver el fondo. No es una fobia común pero es sumamente angustiante para aquellos que  la sufren. Se dice que sus causas son traumas producidos por acontecimientos externos o incluso que hay un componente genético por ahí.

Ciertos medicamentos para la ansiedad y terapias conductuales se prescriben usualmente para tratarla.

Si las siguientes imágenes te producen ansiedad, aunque sea ligera, es muy probable que sufras de talasofobia.

Estás flotando en el agua y no hay nada más a tu alrededor. 

¿Qué hay debajo del agua? ¿Qué oculta ella, qué puede estar acercándose por allí? 

Miras y miras y no ves el fondo. 

El agua te quiere abajo, la profundidad te llama, el misterio insondable te espera. 

Adelante, baja…sin miedo…justo como lo está haciendo él. ¿Te atreves? 

¿Qué habrá debajo? ¿Qué te está esperando? 

Y luego te agarra la noche…allá afuera…con el agua al cuello…solo…

El fondo también es misterioso. Eso no es hierba. ¿Meterías tus pies allí? 

¿Te pone nervioso nadar entre ellas? 

¿Quiénes son tus acompañantes? ¿Quién se acercará a saludarte? 

Tu pie podría tropezar con esto.

¿Qué es eso? ¿Qué es eso? 

Si tú no vas al mar, no importa, el mar viene a ti. 

¿No estarás asustado por esto, verdad? 

De todas formas, tú sabes que no hay misterios en el mar, ¿cierto?

Puede que tengas una linterna, ¿eso ayuda, no? 

No mires hacia abajo… ¡no mires!…te lo dije…

A estas alturas ya debes tener una idea clara de cuán intranquilo te sentirías en esas condiciones. Pero si incluso imaginarte en ellas te puso pálido entonces es probable que sufras de talasofobia.

Pero quédate tranquilo, confórmate con la ducha y todo estará bien.