Los secretos ocultos en los logos. Segunda entrega

BMW

BMW son las siglas del nombre de la fábrica original de los autos, Bayerische Motoren Werke. Su  propietario y fundador, el Sr. Franz Josef Popp, tomó esas iniciales como la primera parte del nuevo logo en 1917 cuando se separó de Rapp Motor y surgió la necesidad de darle a su compañía una nueva identidad. El resto del logo, que ahora todos reconocemos, son los colores de la bandera de Bavaria. Ese inconfundible logo apareció por primera vez en un auto en 1927.

Tesla

Esta es una marca relativamente nueva pero su entrada en el paisaje tecnológico y cultural fue telúrica, especialmente por dos factores importantes, los éxitos en la industria espacial de SpaceX, la empresa que comparte con Tesla el mismo excéntrico y carismático propietario, y la introducción y puesta en venta del primer auto autónomo aprobado para circular públicamente sin conductor. El primer pensamiento que viene a la mente es que el logo es una estilizada T, en reconocimiento del apellido del inmerecidamente olvidado genio científico, ingeniero e inventor, Nikola Tesla. Pero el propio propietario de la marca, Elon Musk, declaró que el símbolo es una sección estilizada de un motor eléctrico.

DC Comics

Las iniciales DC vienen de la popular serie de comiquitas Detective Comics, en donde hizo su debut Batman. El logo actual fue una modernización del símbolo original realizada en el 2016 y que no fue muy popular entre algunos fans. Sin embargo es un logo complejo y sutilmente muy efectivo. Se supone que represente o resuma los símbolos de los tres héroes más conocidos de la compañía: las letras angulares evocarían a Superman, las dos letras juntas traen a la memoria el WW de Wonder Woman, y el círculo es la señal de Batman en los cielos.

Nike

La marca de implementos deportivos instantáneamente reconocida en el mundo fue un intento a medias realizado por un estudiante de la universidad del estado de Portland, Estados Unidos. En ese entonces el dueño de Nike, Phil Knight, no quedó muy satisfecho con el diseño que se suponía representaba la velocidad del sonido, pero, por alguna razón,  no tuvo el tiempo o la energía para pedir un mejor desarrollo de la idea. El logo quedó tal cual. Y tal cual conquistó el mundo.

 

 

 

Mercedes Benz

Gottlieb Daimler le envió a su esposa una tarjeta postal en 1870 con una estrella dibujada diciéndole que su luz brillaría sobre su fábrica trayendo prosperidad. En 1926 los hijos de Gottlieb, ahora dueños de DMG, fusionaron su empresa con Benz & Cie, adoptando la estrella de tres puntas como el logo que identificaría el dominio de sus productos en el aire, tierra y mar.