¿Qué mueve a las piedras rodantes del Valle de la Muerte?

Durante cientos de años las piedras han estado moviéndose de aquí para allá en este extraño, frío, y ventoso ambiente. Durante siglos el misterio de estas rocas ha fascinado a todos aquellos que han visto la huella que dejan en la arena de este valle, sobre todo en un lugar llamado Racetrack Playa.

¿Cómo es posible que rocas de más de 300 kg puedan moverse, a veces sin pausa, por espacio de casi 100 m a unos 5 metros por minuto?

A través del tiempo se han propuesto varias explicaciones, entre ellas el campo magnético de la Tierra, los vendavales, unos babosos crecimientos de algas, demonios jugando a los bolos, y otros.

Parte del problema es que, hasta hace poco, nadie había presenciado el fenómeno. Las personas que se aventuraban a cruzar esa planicie se encontraban con la anomalía ya cumplida: las rocas en el término de su viaje y la estela que estas dejaban en la arena, a veces rectas, otras grácilmente curvas, o en zigzag. A veces incluso cortando a través del terreno en ángulos agudos y bruscos, o subiendo ligeras  pendientes.

Teorías más serias se enfocan en dos factores, hielo y viento, visualizando las rocas como trineos deslizándose por encima del hielo, empujadas por fuertes vientos.

El problema era explicar la presencia de un hielo que debía ser lo suficientemente grueso para soportar el peso de la roca. ¿Cómo justificar la presencia de la suficiente cantidad de hielo en un lugar seco, parte del desierto de Mojave, uno de los lugares más calientes del mundo?

Temperaturas suficientemente bajas para congelar agua no eran un problema. El gradiente de temperatura entre el día y la noche en el Valle de la Muerte puede ser de más de 58 grados centígrados. La noche es con frecuencia más fría que los 0C.

Pero recientes observaciones han aclarado este detalle al establecer que no hace falta la presencia de grandes espesores de hielo sino que el fenómeno se produce precisamente porque éste se forma en muy delgadas capas durante la noche, conformando la superficie de deslizamiento.

CAPA DE HIELO TEMPRANO EN EL DESIERTO

El movimiento de las piedras es raro y hace falta que se den un conjunto de circunstancias para que se produzca. Primero, deben producirse playas alimentadas por ocasionales lluvias, o por el deshielo de las montañas cercanas, estas playas deben ser lo suficientemente profundas para producir hielo, pero no tan profundas para cubrir las rocas. Segundo, el hielo debe adoptar la forma y estructura de capas delgadas, como vidrios de una mesa, para soportar las rocas y quebrarse en grandes lajas que las empujen. Finalmente el día posterior al congelamiento debe ser ventoso y soleado.

ROCA AHUECADA QUE LLEVA UN GPS PARA ESTUDIAR EL MOVIMIENTO DE LAS ROCAS

Todo esto debe combinarse para darnos este fenómeno único e impresionante de decenas, a veces centenas, de rocas que se mueven juntas, haciendo un inquietante y misterioso sonido que pareciera susurrarte que tú eres el próximo huésped del Valle de la Muerte.