¡Mira aquí! Inteligencia artificial predecirá tu personalidad en tus ojos

“Lo veo en tus ojos.” ¿Te han dicho eso alguna vez? Siempre se ha creído que los ojos son “la ventana del alma,” que se pueden discernir actitudes o conductas con el sabio escrutinio de la mirada humana. Esto es más o menos sencillo en los animales. Pero, los estudiosos del comportamiento humano creen que esto es aún más posible en humanos gracias a un conjunto avanzado de algoritmos de aprendizaje automático con la capacidad de demostrar vínculos entre los movimientos de los ojos y cuatro de los cinco rasgos de personalidad principales.

Entonces, ¿Cicerón tenía razón?


Un proyecto conjunto entre la Universidad de Australia del Sur y la Universidad de Stuttgart tuvo una pista de inteligencia artificial y monitoreó los movimientos oculares de 42 participantes humanos usando un rastreador ocular basado en video de SensorMotoric Instruments. Luego, los investigadores cotejaron los hallazgos con cuestionarios regulares y bien establecidos.

De los “cinco grandes” rasgos de personalidad (apertura, conciencia, extraversión, amabilidad y neuroticismo), la inteligencia artificial fue capaz de identificar confiablemente cuatro: neuroticismo, extraversión, amabilidad y conciencia. Según el estudio, esta es la primera vez que se utilizan los movimientos oculares para identificar los rasgos de la personalidad, lo cual es interesante en sí mismo, pero el objetivo final, según Tobias Loetscher de la Universidad de Australia del Sur, es mejorar las interacciones humano-máquina en algún punto en el futuro.

Los posibles usos de esta tecnología


“La gente siempre está buscando servicios mejorados y personalizados”, explicó. “Sin embargo, los robots y las computadoras de hoy en día no son socialmente conscientes, por lo que no pueden adaptarse a las señales no verbales. “Esta investigación proporciona oportunidades para desarrollar robots y computadoras para que puedan ser más naturales y mejores para interpretar las señales sociales humanas”.

Tobias Loetscher de la Universidad de Australia del Sur

En el futuro, los robots podrán deducir por nuestra mirada, que no queremos ver la película que nuestra pareja nos está haciendo comprar en la taquilla del cine y sugerirnos otras opciones. Podemos también imaginar a un “Roboperiodista” entrevistando a algún político sobre lo seguro de sus promesas de campaña y advertirnos lo que de entrada sospechamos, que solo quedarán en promesas.

O quizá visualicemos a un implacable entrevistador virtual en la oficina de recursos humanos de alguna prestigiosa empresa juzgarnos por nuestras terribles personalidades antes de despedirnos y romper nuestra ilusión de conseguir el anhelado puesto. En fin, las posibilidades son interminables, pero eso, sí: el resultado se verá sólidamente apoyado por la ciencia.