De cómo el café caliente puede evitar que seas víctima de secuestro

¿Te gusta el café? A la mayoría de los habitantes del planeta nos encanta esta aromática bebida. Aparte de ser una bebida social y ampliamente comercializada, tiene sus beneficios en nuestra salud. Ahora bien, ¿pudiera también salvar tu vida? Digamos, ¿de un secuestro? Al parecer sí. Lo decimos por lo que le pasó a un grupo de cuatro niñas de Michigan de entre 11 y 14 años de edad, quienes frustraron un presunto intento de secuestro el viernes por la noche pateando y golpeando al sospechoso, además de rociarlo con café caliente.


Los detalles

El incidente ocurrió alrededor de las 10 p.m. El viernes, cuando las niñas, todas estudiantes de sexto a octavo grado, salían de una tienda de autoservicio de la estación de servicio Speedway en Millington. Según la policía, el sospechoso siguió a las chicas fuera de una tienda de conveniencia y agarró a dos de ellas. “Ver que tu hermana menor va a ser secuestrada da mucho miedo”, dijo Lauren Eickhoff, de 13 años, sobre su reacción después de que el sospechoso supuestamente intentara llevarse a su hermana Allison de 11 años.


El sospechoso, que siguió al grupo al otro lado de la calle, “agarró a la niña más joven en la cabeza y le dijo que iría con él”, alega la policía. “Las otras tres chicas patearon, golpearon y arrojaron su café caliente sobre él. El sospechoso dejó ir a la joven y agarró a otra de las chicas por su cabello. El sospechoso fue nuevamente pateado y golpeado por las chicas hasta que la dejó ir y huyó a pie “.


Allison Eickhoff describió lo que sucedió. “Él dijo: ‘Vas a venir conmigo.’ Y, como, me agarró la cara”. Esto no puede estar pasando; Al principio pensé que era una broma, pero luego dije ‘Esto es real’ “. Lauren dijo: “Agarré mi bebida y la arrojé a su cabeza. También le di un puñetazo en la cabeza “.

El resultado de la acción
La policía arrestó rápidamente a un sospechoso, Bruce Hipkins, de 22 años, de Millington. El sospechoso está detenido en la cárcel del condado de Tuscola con una fianza de $ 250,000 por cinco cargos que incluyen secuestro, encarcelamiento ilegal y agresión sexual con la intención de cometer abuso sexual. Las chicas se entraron rápidamente en el Millington Inn y llamaron a la policía.


“Esto podría haber terminado de manera muy diferente a como lo hizo”, dijo el fiscal de distrito del condado de Tuscola Mark Reene. “Hicieron exactamente lo que hubieras esperado”, dijo sobre las chicas. “Eran conscientes de su entorno, prestaron atención a lo que estaba sucediendo, sin duda tuvieron una respuesta inmediata. Hicieron lo que pudieron utilizando el café para tratar de defenderse de él “.
No se pudo determinar si Hipkins había presentado una declaración de culpabilidad u obtenido un abogado que podría hablar en su nombre. El fiscal del distrito dijo que las niñas merecen un “crédito extraordinario” por su respuesta y la forma en que rápidamente buscaron ayuda. “Afortunadamente … esta no era una chica sola”, dijo. Y por supuesto que debemos darle parte del mérito a la oportuna bebida caliente, que ayudó a defender una causa noble: ¡El café!