El hombre legendario que sobrevivió las dos bombas nucleares

La década de los 40, el tiempo de la Segunda Guerra Mundial, fue una época muy fuerte, en especial para el continente asiático y particularmente no le hizo mucho juicio al país japonés. Tsutomu Yamaguchi, un hombre que nació en el año 1916, vivió una de los peores y más trágicos sucesos de toda la historia de la humanidad. Por partida doble.

Nacido en Nagasaki, Japón, estudiado en ingeniería, se dedicó a trabajar para Mitsubishi, específicamente se encargaba del diseño de tanques de aceite para carros.

Los primeros días de agosto del año de la bomba, Yamaguchi viajó a Hiroshima para negociar unos proyectos de trabajo que culminó para el 6 de agosto de 1945, y decidió irse, junto con sus compañeros, en un tren al que las autoridades le negaron el abordaje por olvidar algunos documentos.

Durante esa época, el gobierno estadounidense estaba dirigido por Harry Truman, el cual autorizó el uso de armas nucleares en contra de los nipones, al rechazar éstos la Declaración de Postdam, la cual establecía que si Japón no se rendía enfrentaría una destrucción masiva.

Truman lanzó la primera bomba atómica, llamada Little Boy, sobre Hiroshima.

Yamaguchi, a través de sus memorias, comentó que ese día, en la mañana a las 8:15, el cielo estaba totalmente despejado, pero de pronto escuchó el ruido de un avión. Lo buscó en el cielo y vio que del avión caían dos paracaídas, en un instante todo fue como un “flash” de magnesio, un “flash” en el cielo que lo hizo saltar por los aires. Cuando abrió los ojos todo estaba oscuro, pero él estaba consciente y feliz de estar vivo. La detonación le explotó los tímpanos, le ocasionó graves quemaduras en el rostro y brazos, y una ceguera temporal.

Dos días después, Tsutomu regresa a la estación de tren para regresar a su ciudad, Nagasaki y recibir ayuda médica, finalmente incorporándose a su vida laboral al día siguiente. Mientras tanto, el gobierno de Truman, al no escuchar respuesta sobre la rendición Japonesa, accedió a lanzar otra bomba, la llamada Fat Man, esta vez en Nagasaki.

Yamaguchi se sintió como en una especie de deja vu de horror. Al impactar la Fat Man en Nagasaki, perdió la movilidad y el sentido de la vista. Según él en sus memorias nos cuenta lo siguiente: “Pensé que la nube en forma de humo me estaba siguiendo”.

Pocas semanas después, el emperador Japonés Hirohito, anunció la rendición, que se hizo oficial el 2 de septiembre del mismo año.

En aquellos tiempos quedó estableció que además de Tsutomu Yamaguchi, 160 mil personas sobrevivieron. 166 mil personas murieron en Hiroshima mientras que 80 mil perecieron en el bombardeo de Nagasaki.

Yamaguchi perdió el pelo y fue sometido a tratamiento psicológico, aunque debido a su honor decidió no victimizarse ante la bomba. A sus ochenta años Tsutomu era un sobreviviente único de las dos explosiones más impactantes de la historia.

Yamaguchi murió a causa de un cáncer estomacal el 4 de enero del 2001.