¿Te gusta el sexo por teléfono? Considera sus ventajas y desventajas

A veces las condiciones no son las mejores y la distancia separa los corazones. No problema. El teléfono es una alternativa para mantener el calorcito en la relación. Las posibilidades son amplias pero hay ciertas cosas a tener en cuenta. Veamos.

Éstas son las ventajas

Mantiene el contacto. Nunca se puede exagerar la importancia de seguir sintiendo que la pareja está contigo, aunque no esté presente; saber que la distancia no es obstáculo para esa persona especial cuando se trata de expresar sus sentimientos.

Rompe rutinas, sobre todo cuando la llamada es inesperada y te coloca en una posición excitantemente incómoda, como cuando te sorprende en lugares públicos y oyes esa voz sensual preguntándote, ¿Qué llevas puesto?

Mejora la imaginación, el teléfono te permite visualizar escenarios que de otra manera no es usual contemplar.

Es una fuente de nuevas ideas que luego podrían ponerse en práctica cuando ya no haya distancia.  Además te permite idear cosas dignas de las páginas especiales del Kama Sutra.

Es súper divertido y permite después momentos realmente especiales con tu pareja mientras recuerdan esas llamadas locas.

Si la situación lo permite, por ejemplo si estás solo o sola, la pasión puede alcanzar temperaturas al rojo vivo tremendamente estimulantes.

Le quita una tonelada de tristeza al momento en el que tienes que despedir a tu pareja cuando se va. Sabes que la diversión no tiene por qué interrumpirse.

Llamadas con video, Skype y otros, son otro nivel.

Y estas las desventajas

Tu factura de teléfono va a aumentar bastante.

Si la conexión no es óptima la pasión se muere más rápido que cucaracha en corral de gallinas.

Tienes que desarrollar un lenguaje erótico, sensual, delicado. Cuídate mucho de las expresiones crasas, groseras y vulgares. La pasión no se alimenta de pornografía barata sino de elegancia erótica e imágenes refinadas.

Quizás el sexo por teléfono no sea para todo el mundo. Algunas personas creen que es artificial y superficial, que la falta de contacto físico le quita peso específico y que permite expresiones que no se harían en persona, lo cual les quita legitimidad.

Al final del día todavía la cama está medio vacía y todavía quieres que vuelva rápido.

Tomando en cuenta todo esto vale la pena, por lo menos, contemplar la posibilidad de ensayar. Recuerda que la relación también se alimenta de lo inesperado, las sorpresas y lo atrevido.