Tú has oído hablar de la súper bacteria pero tal vez no del súper hongo

En 2009 una abuela japonesa de 70 años presentó lo que parecía ser una infección en el oído. Sus médicos prescribieron inmediatamente antibióticos pero sin remisión aparente, por lo que los médicos pensaron entonces que era un problema de hongos. Solo que no era ninguno que ellos reconocían. Fueron necesarios estudios microbiológicos para determinar que se trataba de una nueva especie de hongos, la llamaron Candida Auris.

Pero este hongo en cuestión no respondió a los antimicóticos normales, ni a las alternativas más fuertes, ni a los medicamentos de última generación.

Los médicos se dieron cuenta entonces que tenían un problema severo entre manos.

Casi al mismo tiempo se recibieron noticias desde Corea del Sur acerca de dos pacientes que presentaron infecciones del sistema circulatorio causadas por el mismo organismo. Ambos pacientes murieron. Igual que la abuela.

Lo peor estaba por venir

Esta nueva cepa de hongos apareció, de manera independiente y en el transcurso de pocos años, en España, Kuwait, Brasil, Sur África, Kenya, India e Israel, con variaciones genéticas en los diferentes continentes.

PAÍSES CON BROTES CONFIRMADOS DE C.AURIS Y SU FECHA DE APARICIÓN

Resumiendo: una nueva especie de hongos, resistente a los antimicóticos conocidos, surgiendo independientemente en varios lugares del mundo a la vez, propagándose sin necesidad de contacto, afectando diferentes sistemas y órganos del cuerpo, con un altísimo nivel de mortalidad (60% de las personas infectadas murieron).

Los médicos decidieron que tenían entre manos un grave problema.

Un hongo comportándose como una bacteria.

Por lo general los hongos, especialmente, los relacionados con humanos, viven y prosperan en lugares cálidos y húmedos y se trasminen por contacto. Ahora estamos en la presencia de un hongo que aprendió a resistir y vivir en lugares secos y aireados en el exterior del cuerpo humano.

Los organismos e instituciones internacionales de la salud dieron la alerta roja. El jefe de enfermedades micóticas del Centro para Prevención y Control de Enfermedades del gobierno de los Estados Unidos calificó a C. Auris como un organismo más infeccioso que el Ebola y más difícil de controlar y eliminar. Estas son palabras mayores.

No solo es resistente a medicamentos, es tremendamente difícil de eliminar usando técnicas tradicionales de aislamiento, desinfección con compuestos de cloro y baños de vapor de agua oxigenada. C. Auris es diabólicamente persistente, un paciente que había dado negativo tres veces mostró la presencia del hongo en el cuarto examen.

Una pequeña esperanza (?) en el panorama es esta, la gran mayoría de infectados eran personas que ya estaban en el hospital siendo tratadas por algo diferente, lo que hace pensar que C. Auris se aprovecha de sistemas bajo estrés o con defensas disminuidas.

Por ahora los brotes han podido ser contenidos solo con la fuerza bruta de una disciplina severa y total de higiene en los hospitales afectados.

¿Hacia dónde están evolucionando las enfermedades? ¿Puede una enfermedad extinguir a la raza humana?