Cenicienta: La verdadera historia que Disney te ocultó

Baby bumper, Millennial, Xenial… No importa tu generación, conoces esta historia Disney gracias a la increíble plataforma de marketing de este imperio del entretenimiento infantil. Walt Disney fue un verdadero mago de la imaginación, y se valió de esto y el uso de la mejor tecnología de animación audiovisual de su tiempo para hacernos creer en maravillosos cuentos donde, aunque el mal atacará sin piedad, al final, los buenos ganan y terminan “viviendo felices para siempre.”

Sin embargo, nunca es tarde (o demasiado temprano) para saber la verdad sobre lo que idealizamos en algún momento de nuestras vidas. Puede que te horrorice el descubrir que los orígenes de muchas de tus películas favoritas de Disney tenían detalles mucho más horribles que Disney omitió por completo. Esta entrega se centrará en la adorable Cenicienta

La versión original


Walt Disney obtuvo su inspiración de muchos de lo cuentos de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm. Estos fueron académicos alemanes, filólogos, investigadores culturales, lexicógrafos y autores que juntos recolectaron y publicaron folclore durante el siglo XIX. Estaban entre los primeros y más conocidos coleccionistas de cuentos populares, y popularizaron los tipos de cuento oral tradicional.

En la versión de los hermanos Grimm, una de las malvadas hermanastras de Cenicienta le corta los dedos de los pies y la otra el talón para que ambos puedan caber en la pequeña zapatilla de cristal. El príncipe es notificado por pequeñas palomas de que hay sangre en el zapato, y finalmente descubre que la verdadera dueña es Cenicienta. Una vez que las hermanastras se dan cuenta de que deberían tratar de ganarse el favor de Cenicienta (después de todo, ella será la reina), asisten a su boda, solo para que sus ojos les sean picoteados por los pájaros. ¿Lo merecían?

Otros detalles

Cenicienta no tiene un hada madrina. Más bien, planta un árbol junto a la tumba de su madre y reza debajo de él todos los días. Ella encuentra sus vestidos para usar en cada baile precisamente debajo de este árbol. Por cierto, hay tres bailes en la historia, y no uno como en la película. Ella todavía es ayudada por animales, aunque específicamente aves, no ratones. Además, ella no solo pierde su zapato porque tiene prisa. El inteligente príncipe cubre los pasos para hacer que ella vuelva a pisar sobre ellos, pero solo pierde un zapato en el proceso.

¿Qué te parece hasta aquí? El asunto es que hay muchos otros detalles que tal vez quieras conocer y están allí, en el libro de historias de los conocidos hermanos Grimm. Tal vez, al igual que muchas otras películas basadas en Best-sellers de la actualidad, puede que digas: “!Pues me gustó más el libro!”