Endogamia, su práctica entre la realeza. Una malsana historia

¿Recuerdan la entrega sobre los reyes locos? La presente es parecida pero esta vez hablaremos de aquellos miembros de la nobleza que fueron víctimas de la endogamia real.

Desde los antiguos egipcios, con sus matrimonios entre hermanos, algunos de los reyes y reinas de la historia han tenido la obsesión de mantener la sangre real de su familia pura. A costa de lo que fuese, incluido el mantenerlo todo entre la familia.

Algunos ejemplos a continuación.

La princesa hawaiana

La princesa Nahienaena se enamoró perdidamente del rey de Hawai, Kamehameha III. Esto no sería problema excepto que el rey era su hermano. La princesa quería casarse con él, y si no hubiera sido por unos misioneros cristianos que se opusieron frontalmente, sin duda lo hubiera hecho.

Lo que no impidió que tuvieran un hijo, que murió después de unas pocas horas de vida, debido, según se cree, a complicaciones generadas por el incesto.

Nahienaena no vivió mucho tiempo más y murió en total tristeza en 1836.

Carlos el embrujado

Hijo de tío y sobrina, producto de una larga línea de endogamia marca Habsburgo donde, por ejemplo, Juana de Castilla aparece en el árbol familiar ¡14 veces!, Carlos II de España fue un clásico ejemplo de familia mal llevada.

Sufría de retraso severo en varios aspectos de su desarrollo, no habló hasta que tenía 4 años y no caminó hasta los 8. Sufría de prognatismo mandibular con una lengua tan enorme que se babeaba constantemente y hacia su habla ininteligible.

Su grado de endogamia era tan severo que era peor al que tendría si su padre y madre hubiesen sido hermanos.

El fin de los Romanov

Es muy posible que la endogamia acelerara la Revolución Rusa de 1917. El Zar Nicolás se casó con Alexandra, nieta de la Reina Victoria de Inglaterra, miembro a su vez de una larga línea de endógamos que repartieron la hemofilia por medio mundo. El hijo de Nicolás, Alexei, sufría de esta terrible enfermedad, y en un esfuerzo por curarlo contrató los servicios de uno de los personajes más tétricos de la historia rusa, Rasputín.

La debilidad de la casa del Zar, la malévola influencia del monje loco y el abuso de poder que éste promovió llevó a la aciaga Revolución.

Los oscuros matrimonios faraónicos

Una doble sobrina es una sobrina que, a su vez, es el producto de una unión entre hermanos. No era raro para los antiguos faraones realizar un matrimonio entre tío y doble sobrina. ¿Cómo no iba a producirse estragos con semejantes nudos en la línea familiar?

El Rey Tut fue un trágico resultado de todo esto. Su ADN mostró que tenía paladar hendido, pie zambo, escoliosis, y un cráneo deforme. Oh…y para completar el cuadro un sistema inmunológico débil. Murió a los 19 años.

La orina púrpura

La Casa de Hanover, otra línea familiar con fuertes tendencias endogámicas, fue el origen de Jorge III de Inglaterra. Jorge sufría de porfiria, una enfermedad que produce orina azul y ataques de locura. Con frecuencia Jorge tenía que retirarse de su trabajo para someterse a severos tratamientos que podían incluir episodios de camisa de fuerza.