¿Sabías que costó un brazo y dos ojos construir este reloj?

Es mucho lo que puede decirse de los grandes relojes del mundo. Desde su invención hasta la modernidad nos han fascinado por su complejidad y elegancia.

¿Quién no conoce a los más emblemáticos? Ya sea por su tiempo en vigencia o por la belleza que los caracteriza, estas obras de arte forman parte de la identidad cultural de muchas naciones. El Big Ben de Londres y el gótico Neues Rathaus de Múnich son tan solo dos de los más conocidos

Pero el Reloj Astronómico de Praga es único.

Este majestuoso instrumento medieval se encuentra en la antigua ciudad de Praga, en la Republica Checa, incrustado en la parte sur del edificio del ayuntamiento en la vieja ciudad.

Cuenta la leyenda que el reloj fue construido por el maestro Hunus, y por su ayudante Jakub Cech. Se dice que los regidores del momento cegaron al pobre maestro Hunus para que no pudiera nunca repetir su hazaña y diseñar un reloj igual. Cech, ofuscado por el dolor y la ira, decidió meter su mano en el mecanismo principal buscando en vano atascarlo, y simplemente perdió la extremidad.

Nadie nos puede asegura que tan cierta sea la leyenda, pero lo que sí es parte de la historia es que el mecanismo más antiguo del reloj data del año 1.410 y que las primeras figuras ornamentales y mecanismos del calendario fueron añadidas alrededor del año 1490.

El reloj de Praga cuenta con tres principales atracciones:

Un Cuadrante Astronómico, que representa  a la Luna, la Tierra, el Sol, ciertos astros y los 12 signos zodiacales.

Las Figuras en Movimiento, que representan los pecados capitales de la vanidad, avaricia, y lujuria, más la muerte. El hombre vanidoso mirándose al espejo, el hombre avaricioso jugando con su bolsa de monedas, el príncipe lujurioso tocando la mandolina y la tenebrosa calavera midiendo el tiempo con un reloj de arena. Estas figuras nos maravillan con sus movimientos a las 9:00 am y 9:00 pm de cada día.

El Calendario Circular, formado por los 12 meses del año. En los laterales de este mecanismo se encuentran esculturas de un filósofo, un ángel, un astrónomo y un cronista.

Históricamente el reloj de Praga ha sobrevivido todas las grandes guerras y numerosos incendios. A lo largo de los años diferentes maestros, diseñadores, pintores y escultores han dejado sus huellas en esta obra de arte que se ha convertido en una de las más fascinantes y extraordinarias del mundo.