¡Un cementerio que tiene 60 km de largo!

Tú sales desde La Paz, en Bolivia, en dirección noreste, hacia la pequeña ciudad montañera de Coroico siguiendo la carretera conocida como la Yungas.

La cosa es que tú sabes que sales…más no si llegas.

Y aunque esto es verdad de cada carretera en el mundo…rayos, esto es verdad de tu traslado al trabajo cada día…la Yungas tiene una reputación que te obliga a respetarla.

¿Y qué dice su reputación?

300 muertos al año, cada año, desde que fue construida en la década de los 30 hasta el año 1994, cuando se inauguró una ruta alterna.

La Yungas del norte, o la Yungas Norte, o la Carretera de la Muerte, es una carretera de montaña de unos 69 km de largo que culebrea, con giros que cortan el aire, en un ambiente que lo tiene todo para convencerte que despeñarte es la única salida que tienes para salir de la montaña. Nieblas espesas, deslizamientos de tierra, despeñamientos de rocas, cataratas, precipicios de 600 m de caída libre…todo lo que necesitas para conducir con un rosario en la mano.

Pero además, para no darte ningún chance de que te relajes admirando los majestuosos paisajes de montaña y nubes que te rodean, la Yungas te ofrece un cómodo ancho de pavimento de…3 metros, es decir, lo que mide un solo canal de circulación en cualquier calle hecha como Dios manda.

Así que ya puedes imaginarte cómo te sentirías encontrándote de frente con un camión  transportando productos desde la selva a la ciudad, cuando te veas obligado a usar hasta el último milímetro de superficie horizontal, o no tan horizontal, con media rueda en el aire, mientras recuerdas a todos los santos del cielo, para que tú y el camión puedan continuar y seguir desafiando a la muerte.

¿Quién construyó está puerta al otro mundo?

La carretera fue construida durante un conflicto por territorio conocido como la Guerra del Chaco, que enfrentó a Bolivia y Paraguay por el árido territorio de Chaco. Bolivia necesitaba desesperadamente una vía de comunicación desde la capital hasta los primeros ramales de la selva amazónica. Usando los prisioneros paraguayos Bolivia cortó el paso para la vía en las faldas de la montaña entre los años 1932 y 1935.

Su punto más alto está a 4.650 m, 1.190 m más alto que la capital boliviana de La Paz.

¿Es que no hay alternativa?

A partir del 2009 existe una nueva carretera de dos canales que te exime la caminata por la cuerda floja.

Hoy en día la Yungas es mayoritariamente usada por turistas en bicicleta, o motos, que circulan allí para disfrutar los bellos paisajes.

Unos 12 han muerto en la última década.